Tal día como hoy, 3 de Mayo de 1907 nació en Santiago de Cuba Daniel Castillo.

Esta muy poco conocida fotografía es la única que conozco de Castillo en el viejo zaguán de Virgilio. A la izquierda Miguel Ángel Jústiz y a la derecha Ángel Almenares, mediados de los años 60.

Castillo empezó en la música cantando y estudiando clarinete, pero pronto lo dejó porque consideraba que con ese instrumento no podía hacer bailar a la gente. Así empezó con la guitarra, de forma autóctona, aunque luego compró un método para aprender sus secretos.

Era vecino del gran Sindo Garay, que tenía muchas obras de muy difícil ejecución, y practicándolas adquirió una notable destreza. También aprendió mucho con Emiliano Blez, que era un artista muy exigente con su obra y años mas tarde prácticamente no se dejaba acompañar por nadie mas que por Castillo, que reconocía que no era el mejor guitarrista, pero entendía bien lo que Emilianoo quería de él.

Contaba Castillo que su primera composición, a los 16 años, fue «Pobre Bohemia». Estando de madrugada en un cafe con Mañé Lora, que lo custodiaba por orden de su mamá, le presentó a Miguel Matamoros y le conminó a escuchar lo que componía el jovencito Daniel; le tocó «Pobre Bohemia» y a Matamoros le gustó mucho. Decía Castillo que se la hizo repetir un par de veces… y todos sabemos cómo acabó la cosa; Matamoros le retocó un poco la letra y la grabó, adjudicándose su autoría, por supuesto…

Luego Castillo siguió su carrera componiendo piezas tan emblemáticas como «El misterio de tus ojos» (también conocida como «Ven acá paloma mía») o «Mensaje a mi amor».

Cuando en el año 2000 Paul McCartney aterrizó en Santiago de Cuba y visitó de incognito la Casa de la Trova presenció la actuación de Castillo al frente de su quinteto «Moneda Nacional».

@simonbaracoa