Abanico de cristal, único en el mundo

¿Que me dicen de este abanico de cistal? El abanico se cierra y abre. Es obra de Maruchy Sánchez y es que Santiago de Cuba guarda muchas sorpresas. Todo hecho a mano, Maruchy nos cuenta que “tuve que cortar cada varilla con un corta cristal y después con un dremel tallarlo”

Este abanico está en el, Museo del Abanico, que existe, y se oculta, en la segúnda planta de lo que fue el Club San Carlos en el Parque Céspedes.

¡Ah! para poder visitarlo o no, no responde a horarios establecidos si no al antojo de las custodias de turno, su estado de animo, el calor y vete tu a saber… particularmente, aún no pude acceder al lugar, espero que en mi próximo viaje pueda hacerlo.

Antonio Mora Ayora