Con el objetivo de orientar a los barcos, en su travesía por el paso de los vientos en la costa oriental de la isla de Cuba y autorizada por la Reyna de España, en mayo de 1857, comienza la construcción del faro de Punta de Maisí, bajo la dirección del Comandante ingeniero, Don Mariano Moreno.

El Faro ´´ La Concha ´´de Punta de Maisí se encuentra situado en la Punta de la Hembra, 2,5 millas, a 343 grados de la Punta de Maisí a los 20 grados 14,8 latitud norte y 74 grados 08,6 longitud oeste, Posee una altura de 121,9 pies. Una potencia de 3690 bujías y un alcance geográfico de 17,7 millas náuticas (32,8 Km). Su luz es Blanca y posee ocultaciones den grupos de tres, alternada con una ocultación simple de 20 segundos

En la construcción de dicho faro se utilizaron piedras extraídas de la orilla de la costa, la mano de obra utilizada fue asalariada, aunque se apoyaron en el trabajo más duro en presos que se instalaron en el local, En 1861 se inauguraba el faro de Punta de Maisí bajo el nombre de La concha.

Alejandro Acacio José María López López   español natural de Viveros, pero radicado en Cuba y con experiencia en el trabajo de los faros, llega a esta instalación en 1919 estableciéndose como responsable de dicho faro, factores como la incomunicación, la pobreza del lugar, pero con determinada característica para el desarrollo agrícola y ganadero lo conllevan a desarrollar grandes ideas que más tarde fueron hechas realidad.

En el faro de Maisí nacieron 7 de sus hijos, por lo que su preocupación por la comunicación aumentaba, de esta manera es que llega a las autoridades de Baracoa por aquel entonces y solicita la posibilidad de establecer un correo en dicho lugar aprovechando las cualidades de una hija que estaba graduada de la escuela hermanos  Lasalle en Santiago de Cuba y  se le autoriza  funcionado por primera vez en el sala de su casa en las instalaciones del faro, más tarde promovía la construcción de un aeropuerto  construido  por él y sus hijos,  con machete en mano  desglosando el monte  más algunas que otras herramientas rusticas  hicieron la primera pista  que tuvo su bautizo sin estar concluida la pista, cuando  aterrizaron en emergencia pilotos cubanos  que atravesarían el atlántico, se hospedaron allí  en el faro y promovieron la posibilidad de que la pista se extendiera de 200 metros a 300 metros y se fabricara una caseta para guardar los combustibles y el avión  dentro de los pilotos más reconocidos de la época que aterrizaron  en la pista de Maisí  están los españoles  Mariano Barberán y Tros de Llarduya y Joaquín Collar Serra, famosos en su vuelo, desde Sevilla (España)  a Camagüey (Cuba) en 1933.

Desde el punto de vista cultural construyo un teatro y una biblioteca propicio la instalación de una planta eléctrica con un motor para instalar una descascadora de café, construyo secaderos, más tarde Maisí se convertía en el lugar idóneo para el secado del café.

En 1922 un vapor comercial de matrícula americana llamado El Piloto Comercial al finalizar la primera guerra mundial  fue embarrancaron  en la punta de Maisí,  cargado de latería de alimentos  destinado para las tropas de los aliados,  teniendo en cuenta el grado de pobreza del lugar el administrador de la aduana de Baracoa  autorizo a Alejandro que dispusiera del barco, el repartió toda las laterías  etiquetada con el nombre de Bancan, a los pobladores de Maisí y con la madera de la cubierta de dicho vapor se construyó una casa de dos plantas  que sería  el teatro  de la Punta de Maisí.

El 20 de mayo de 1923 termina la construcción de la casa santa con el nombre de San Miguel siendo bendecida y bautizada por el párroco de Baracoa Máximo Azcarate. Pero Alejandro no estaba conforme con la obra y es en julio de 1923 que viaja a la Habana para comprar imágenes policromadas cuadros remachados que fueron colocados en un altar construido en la llamada casa Santa.

 Pero su devoción por la iglesia lo hace ir más lejos, ese mismo año hace gestiones con las autoridades eclesiásticas y logra que el Arzobispo de Santiago de Cuba Feliz Ambrosio Guerra, visite la capilla de Punta de Maisí los días 7 y 8 de septiembre de 1923, oficiando la misa por el día de nuestra patrona La Virgen, de la Caridad del Cobre

 Por aquel entonces Maisí era visitado por algunos artistas de la época que se ya eran bien conocidos y Alejandro tenía la idea de construir el  teatro antes mencionado y es en el año1924, que llega a esas tierras un niño de 11 años nacido en Alemania, hijo de cubanos, bajo el nombre de Oscar Paquead con dotes de violinista, que en aquella época estaba considerado como niño prodigio, por sus cualidades excepcionales al tocar este instrumento,  estos conciertos fueron organizados por Alejandro, en el patio del faro de la Punta de Maisí.

En muy poco tiempo llega también la compañía de teatro El Gran Daril y nuevamente el faro se convertía en hospedería y escenario ideal para estas manifestaciones culturales, este hecho fue la llama que hizo detonar en Alejandro López la necesidad de un teatro que se construiría con todo lo recuperado del barco Abarrancado en ese lugar,  se le colocaron equipos de cine  silente  y con el motor de gasolina que había comprado se alumbro los alrededores de la sala teatro, luego se estilo por parte de los pobladores  pasear en las noches  alrededor del teatro alumbrado  y Alejandro proponer hacer un parque con una estatua del indio Hatuey en conmemoración a su entrada  por ese lugar de la isla en la época de la colonización,     nacía entonces el parque de la Punta de Maisí.

12 de abril de 1935 aterrizaron 3 aviones corsarios del ejército cubano comandados por el capitán tomas Alvares, el Tte. Manuel Ortega y Florencio Sevallo sugiriendo que la orientación de la pista se realizará de este a oeste y no de norte a sur como se estaba construyendo es entonces que Alejandro construye la pista de este a oeste quedando al final una pista en forma de L , colocando en la unión de estas dos pistas una manga para indicar la dirección del viento

1944 se ofrecía como un año muy duro para Alejandro, la sección de la marina de guerra desplaza a todos los torreros y lo ubica en el ministerio de obras públicas en Santiago de Cuba, Alejandro tiene que abandonar las casas del faro y trasladarse a la casa del teatro la reajusta como vivienda, y se desplaza a Santiago de Cuba quedando la familia dividida, Alejandro comienza a morir por dentro ya no resistía estar lejos de su familia, se perdía todo lo sembrado en este lugar de cuba  anochecía para el La punta de Maisí, el Faro que tanto amo, dejaba de alumbrar para él, toda su devoción, empeño y sacrificio por este pequeño terruño de cuba se desmoronaba ante sus ojos .

El 29 de septiembre del 47 Alejandro Acacio José María López López en horas de la mañana es atropellado por un tranvía, poco se pudo hacer por este Quijote lleno de ilusiones conquistas ante los molinos, en horas de la tarde de ese mismo día fallece este hombre lleno de historia y leyenda para el lugar por ´´Donde Cuba Amanece´´.