Quizás por ese motivo no existe una institución en la ciudad de Santiago de Cuba que no conozca de su incansable labor en la búsqueda y rastreo de la información relacionada con el café, huella francesa y esclavitud.

Siempre que exista un repositorio de información vinculada con esas temáticas, seguro que ahí estará el MsC. Alfredo Sánchez Falcón.

“Los primeros meses no se hizo nada de búsqueda y recopilación de materiales, había que organizar la Casa Dranguet. Cuando empiezo a conformar el Centro de Información y Documentación, inicialmente iba a tener sólo información sobre la temática del café. Habíamos firmado un acuerdo entre Casa Dranguet y el Archivo Histórico, para digitalizar aquellos documentos que tuvieran relación con el café”.

Poco tiempo después, ya en la búsqueda de libros relacionados con el café, no solo en los fondos del Archivo, sino trabajando también de conjunto con la Biblioteca Provincial y con la Universidad de Oriente, Alfredo tuvo una revelación.

“El Centro de Información tenía que ampliar el objeto de los fondos que iba a atesorar. El cultivo del café en Cuba está muy vinculado con la huella francesa, con la esclavitud y con otros cultivos como el del cacao. Entonces decidimos que también recopilaríamos este tipo de información. Como también decidimos hacerlo con el tema CIUDAD, pues la cultura cafetalera, la presencia francesa y la esclavitud, tienen su reflejo en la urbe”.

El Centro de Información y Documentación, de la Casa Dranguet, tiene un detalle que lo hace sobresalir de sus similares: “apostamos por la digitalización de los materiales, es una manera de hacer atractiva la información a las nuevas generaciones y es más fácil de socializarla y conservarla. Hasta nuestra casa vienen investigadores de otras provincias atraídos por la temática que desarrollamos y si no tuviéramos los materiales en soporte digital les sería imposible llevarlos hasta sus casas. Es una manera de agilizar la búsqueda de información a las personas”.

Además de sus compañeros de trabajo, que para Alfredo Sánchez Falcón es una de las fortalezas de Casa Dranguet, el reto de trabajar en algo nuevo fue una experiencia que le ha permitido este centro, por eso lo resume en una palabra: un CAMBIO.

“En Casa Dranguet he encontrado nuevos temas de investigación, y para un profesional encontrar cosas nuevas es siempre muy interesante. Ahora, por ejemplo, tras trabajar en la digitalización de los fondos del periódico Sierra Maestra, me he topado que el tema del café luego de enero de 1959 no se ha trabajo exhaustivamente”.

La mayor aspiración de Alfredo es que el Centro de Información y Documentación, de la santiaguera Casa Dranguet, llegue a ser referencia en Cuba… y de cierta forma lo es ya, sobre todo en las temáticas que trabaja (café, esclavitud y huella francesa), pues hasta aquí han llegado especialistas e investigadores de varias provincias del país.

“Y ese no es mi único sueño. La Casa Dranguet, en cinco años, no sólo se ha convertido en una importante institución cultural, sino que se ha insertado en todos los eventos de la provincia. Y a pesar de eso, porque hemos logrado muchísimo, siento que nunca haremos todo lo posible, y en ese sentido ese es mi segundo sueño, que Dranguet haga muchas más exposiciones, degustaciones, promociones…, nunca será suficiente, aunque hemos hecho mucho”, sentencia.

Ya sea desde el quehacer del estudio Gallo Negro, o desde el sentir de los trabajadores, o la sonrisa de quien recibe, lo cierto es que Casa Dranguet, en sus cinco años de fundado, está dejando huellas por un simple motivo: está haciendo historia.

Ir a la fuente
Author: casadranguet

Powered by WPeMatico