Arte comunitario… Para allá va la Humanidad

Eso me dijo Rafael Murillo Selva, quien recibirá el Premio Internacional Casa del Caribe. Lo encontré en la sala de prensa. Me habló de su trabajo teatral en comunidades de Colombia y Honduras.

Murillo afirma que hay que desanalfabetizarse, dejar los códigos hegemónicos. El teatro permite asegurar nuestras comunidades, transformar y mantener lo nuestro.

Murillo es abogado en Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia, y lleva más de cincuenta años defendiendo las raíces indígenas. Trabajó para la Unesco en un periodo de su vida.

Lo mío es el teatro comunitario, me dijo. Yo me integro a las comunidades. Hay que generar nuevas formas, poéticas. La cultura, el teatro son una herramienta. Hay que poner una resistencia con lo que los pueblos han venido elaborando. Por eso es tan importante la Fiesta del Caribe, el carnaval, la fiesta de los pueblos.

Ha representado por ejemplo, con campesinos y campesinas la historia de Bolívar. Historias que han sido posible, afirma, por vivir, dormir y comer en las comunidades.

Hice ver este arte, esta gente en muchas partes de Europa; otra manera de repensar y confrontar los códigos, cómo se actua se sufre, llora.

Le hago la pregunta manida. Qué significa recibir el premio Internacional Casa del Caribe y me responde jocoso: si estaba en depresión ya no estoy enfermo. Voy a bailar.

PD. Lo escucho hablar en el almuerzo. Y me robo para esta nota lo que dice. Es un hombre muy martiano. Se lo debe a su padre, martiano también. Uno debe estar en el lugar donde es más útil.

Yunier Riquenes García