El 2016 será un año pródigo en ventajas, buenos pronósticos para los cubanos, pues como invoca la tradición, la enorme Enseña Nacional de 50 metros cuadrados ondeó altanera en lo alto del antiguo Ayuntamiento de esta ciudad, durante la Fiesta a la Bandera.  

Ciento catorce años cumple ya la iniciativa de Ángel Moya de promover una colecta pública para confeccionar la Bandera de grandes dimensiones, izarla en la Alcaldía, y celebrar un acto devenido espectáculo artístico de profunda  significación patriótica.

No titubeó el Alcalde Don Emilio Bacardí Moreau, patriota mayor,  en apoyar la decisión popular. Y tanto empeño pusieron todos que la celebración se convirtió en una de las tradiciones más enraizadas   en Santiago de Cuba.

La alegría desbordante de la gente, y los abrazos y felicitaciones, también hacen de la velada en el Parque Céspedes, un espectáculo único en Cuba en el que se transita del viejo año al año nuevo. Costumbre centenaria esta, en que los santiagueros dejan momentáneamente sus hogares para ir al encuentro de la tradición cada 31 de diciembre.

DSC 0818

Con la Fiesta a la Bandera también nació la creencia popular: si flota es señal de que el año será promisorio. Y en los primeros instantes de 2016 ondeó cuanto quiso al llegar a lo más elevado del mástil izada por Lázaro Expósitio Canto, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y primer secretario de esa organización en la provincia, y Reynaldo García Zapata y Raúl Fornés, presidentes de las asambleas provincial y municipal del Poder Popular (Gobernación y Alcalde), respectivamente.

Ondeó la Bandera y hubo un clamor general: era la satisfacción de miles de santiagueros en esos instantes iniciales de 2016.

DSC 0816

El segmento artístico, dirigido por Eliades Quesada, llevó al escenario a figuras y agrupaciones santiagueras de altísima calidad; los presentadores y los actores recrearon pasajes de la historia cubana en los que no faltaron nombres vinculados con la Bandera: Ángel Moya, Emilio Bacardí, Bonifacio Byrne, María Borrero, Perucho Figueredo, Antonio Guerrero…

Para quienes estuvieron este 31 de diciembre en el Parque Céspedes, fue una certeza: flotó gallarda la Bandera Cubana. Y tan bien lo hizo, que seguramente 2016 será luminoso para Cuba como la ‘cascada’ de fuegos artificiales que alumbró y pintó de colores la noche del primer día del nuevo año

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA