Historias de Santiago. Cayo Granma (Cayo Smith). Esta comunidad pesquera de la ciudad santiaguera, se vincula primero, según consideraciones de historiadores, con la existencia de asentamientos aborígenes en los cauces fluviales de los ríos Paradas, Gascón, Yarayó y Caimanes así como otros sitios ubicados en Churruca, La Estrella, Punta Caracoles y Níspero del litoral costero; de los cuales se deduce que esos grupos indígenas seguro incursionaron en la zona.

En segundo lugar, la historia siguiente de la localidad está estrechamente relacionada con la propia fundación de la villa de Santiago de Cuba y los consiguientes acontecimientos vinculados a ese proceso, como fueron por ejemplo los ataques de corsarios y piratas franceses e ingleses en 1538, 1547; de los que se supone que tuvo mucho que ver este sitio dada su aventajada posición geográfica a la entrada de la bahía, al servir de resguardo de los mismos. Al respecto se conocen las referencias a la defensa de los santiagueros de dichos ataques durante la segunda mitad del siglo XVII.

 

Significativo fue para la historia del cayo, el ataque de las tropas mambisas lideradas por Máximo Gómez, Flor Crombet, Enrique Collazo y Narciso Silva a la guarnición española del caserío de La Socapa durante la Guerra de los 10 años, el 18 de diciembre de 1870. Producto de estos acontecimientos, muchos pobladores de La Socapa buscaron refugio en “El Cayo”, momento a partir del cual se habla de un asentamiento poblacional en el lugar, que para 1879 ascendía a 184 habitantes y ya desde 1877 se construiría en dicho lugar la Ermita de San Rafael.

A partir de entonces, tanto el arribo espontáneo como la adquisición de terreno para construir casas de veraneo a finales del siglo XIX y durante el siglo XX, fueron las vías esenciales de conformación del poblado. Asimismo resulta importante el papel desempeñado por este lugar durante la guerra hispano cubano norteamericana, donde dada su posición geográfica se estableció un fuerte militar. En la contienda los cayomiteros prestaron valiosos servicios a la causa independentista transportando armas, personal, correspondencia y sirviendo como prácticos de puerto en el lugar.

En la primera mitad del siglo XX, fueron reforzadas las construcciones de veraneo en el Cayo y las zonas adyacentes, y también con la presencia norteamericana, aparecieron clubes de juego, áreas de baño y recreo, comercios, deportes náuticos y carnavales acuáticos, que matizaron la vida del lugar, elevando el valor económico y turístico de toda la localidad. Se piensa que esta influencia estadounidense fue la que dió origen al nombre original de Cayo Smith.

Entre 1961 y 1964 se le cambia el legendario nombre por el de Granma. Con la salida del país de muchas de las personas adineradas que poseían las viviendas, el Cayo pasó paulatinamente a manos de sus habitantes más pobres o de aquellas personas que estaban a cargo de cuidar las propiedades de los antiguos dueños.

En 2002 se estableció un proyecto entre la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba y la Consejería de Ordenamiento Territorial y Vivienda de la Junta de Andalucía y toda la zona del cayo fue paulatinamente remozada.

Jorge De Feria