Con el debate sobre la vigencia de la ética, pensamiento y acción de Antonio Maceo, la Plaza de la Revolución de igual nombre en esta ciudad celebró hoy sus 30 años de fundada, el 14 de octubre de 1991.

El coloquio “De Antonio Maceo al socialismo en la Cuba revolucionaria”, realizado en el Salón de los Vitrales, devino espacio para el intercambio entre académicos, intelectuales y artistas acerca del Titán de Bronce como una figura esencial en la comprensión de los derroteros actuales.

Frank Josué Solar, profesor de la Universidad de Oriente (UO), expresó que, en un contexto marcado por intentos de destruir al proyecto social refrendado por la mayoría de los cubanos, urge resignificar los símbolos e incorporarlos a lucha, porque el bando contrario los disputa y acomoda a su conveniencia.

Señaló la importancia de volver a Maceo y la Protesta de Baraguá, en tanto hecho demostrativo de la intransigencia de los nacidos aquí y la decisión de continuar la guerra por difíciles que fueran las circunstancias.

El Doctor en Ciencias Históricas apuntó la manera en que Fidel Castro retomó ese acontecimiento a partir del IV Congreso del Partido, sucedido en esta urbe, cuando peor se tornó el escenario para la isla, tras la caída del Campo Socialista y el recrudecimiento de la hostilidad de los Estados Unidos, con el fin de derrocar a la Revolución.

Advirtió la necesidad de asumir la contraofensiva en este período, tal cual lo hizo el Comandante en Jefe después de la cita partidista de 1991 en la que llamó a la profundización de la democracia popular y el socialismo, y la ampliación de la membresía de la organización política.

Fátima Patterson, Premio Nacional de Teatro, recalcó la obligación de revisar el funcionamiento de las instituciones del Estado, desterrar los modos de actuación negativos y dialogar para encontrar herramientas que permitan enfrentar y superar este escenario de la mejor manera.

Consciente del papel de la cultura en la preservación de la Revolución, la dramaturga cuestionó cuál de los proyectos promovidos por los nuevos agentes de cambio incluye a los desfavorecidos, considera al racismo como un problema funesto, enuncia el desarrollo de las comunidades, por eso defiende el actual, amén de las dificultades en las que deben trabajarse colectivamente.

Además del coloquio, los trabajadores de la institución rindieron homenaje a los fundadores en los cementerios Santa Ifigenia, de San Luis y en el Mausoleo de Tercer Frente, en recordación y agradecimiento por una obra monumental que resguarda los momentos más significativos de la provincia en las últimas tres décadas.

Gilberto Guerrero, su director, refirió que el evento de hoy resaltó el pensamiento político del Titán de Bronce: independentismo, anti anexionismo y aporta claves para entender el panorama de la Cuba actual.

Significó el compromiso del complejo en difundir la historia local y nacional, en aras de que las nuevas generaciones profundicen en las raíces de la Revolución y sean capaces de transmitir esos conocimientos e incidir en las transformaciones sociales necesarias.

En la ocasión, el Partido, Gobierno, Federación de Mujeres Cubanas y la UO reconocieron a la Plaza de la Revolución por sus valiosos aportes a la nación, en tanto testigo de importantes acontecimientos culturales, sociales y políticos como el reposo de los restos fúnebres del Comandante en Jefe la noche del 3 de diciembre de 2016, antes de depositarlos en el camposanto santiaguero.

(Tomado de ACN)

Impactos: 5

Ir a la fuente
Author: Redacción Digital

Powered by WPeMatico