El producto líder del santiaguero Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado (CNEA), los acondicionadores magnéticos, ahora apoyan el uso racional de portadores energéticos de otra importante institución científica cubana, el Centro de Inmunología Molecular (CIM), de La Habana.

Una nota publicada en el blog institucional del CNEA refiere que esa colaboración entre dos instituciones de los polos científicos más importantes de Cuba fue gracias al proyecto “Aplicación de campos magnéticos en el CIM”, para mejorar los índices de consumo de combustible y agua de la institución habanera, a partir de la tecnología ampliamente investigada en el centro santiaguero, que tiene sede en la Universidad de Oriente.

El trabajo entre ambas instituciones comenzó en abril de 2016, en el bloque energético de la entidad habanera, junto a ello también se instalaron dispositivo en la entrada de agua que alimentan los suavizadores y las calderas, así como al acceso a los quemadores de combustibles.

Explica la publicación que en visita realizada recientemente, especialistas del CNEA constataron los efectos positivos de la tecnología de los acondicionadores magnéticos que, entre otros efectos, reduce significativamente las incrustaciones en las tuberías, el empleo de sustancias limpiadoras nocivas al medio ambiente y la mejora de la calidad de agua, transformándola desde una consistencia lechosa a un líquido prácticamente transparente.

Los directivos del CIM constataron una eficiencia energética positiva y computaron económicamente un ahorro a su centro, que por concepto de mantenimiento (incluye mano de obra de limpieza química y portadores energéticos) supera los cinco mil pesos.

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA