En Santiago de Cuba, como en todo el mundo, se lucha contra la homofobia