La actual cosecha cafetalera en la provincia de Santiago de Cuba, la mayor productora del grano entre sus homólogas en el país, muestra un paulatino progreso en los diferentes macizos cafetaleros, en correspondencia con las favorables condiciones climáticas que favorecen la maduración del cerezo y ante los retos planteados por la afectación de la Covid-19 y el reforzamiento del bloqueo del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba.

Si bien, la campaña arrancó oficialmente el pasado mes de septiembre, con los actos de inicios en los municipios, ya desde muy antes se venían acopiando los primeros granos después de una intensa etapa de preparación que tuvo muy en cuenta el cronograma de organización y ejecución de las 35 principales tareas planificadas.

Para esta cosecha, en la cual el comportamiento de las floraciones estima será superior a la precedente, los caficultores santiagueros se proponen acopiar un total de 4 314 toneladas (t) de café, cifra que representa unas 119 t por encima de las materializadas en el 2019. El cumplimiento de ese propósito demandó del alistamiento de las 78 despulpadoras, de estas 28 ecológicas, la totalidad de las secadoras mecánicas, los molinos de café y el alistamiento de los animales de tiro.

Cabe destacar, que un extraordinario esfuerzo se realizó para cubrir en esta cosecha el déficit de recursos materiales esenciales como clavos de herrar, soga, aparejos, neumáticos y baterías, entre otros; sin embargo, sobresalió el serio trabajo llevado a cabo en el emplantillamiento de las fuerzas recolectoras e industrial integrada por habituales, pobladores serranos y sus familiares, estudiantes, movilizados de la CTC y del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT).

Una vez más los montañosos territorios de Segundo Frente y Tercer Frente, este último el mayor productor del grano entre sus homólogos en el país, asumirán el protagonismo en una campaña que gozará los mayores picos de maduración en estos finales de año.

Palma Soriano en la presente cosecha tiene comprometida la entrega de 510 t del grano, mientras Contramaestre se planifica acopiar más de 434 toneladas tanto de la variedad arábiga como robusta, esta última la que más predomina en las plantaciones. Un importante papel por desempeñar corresponde a las Comisiones municipales y la provincial, activadas desde abril pasado, en la organización y ejecución de esta importante actividad económica.

Paralelamente, se avanza en el programa de siembra correspondiente a la etapa 2020-2021, en la cual se prevé unas 1 604 hectáreas (ha) a plantar y resiembra de otras 1 615, además de las labores agrotécnica que garantiza la producción y acondicionamiento de las plantaciones, entre estas la limpia, poda y la regulación de sombra.

Una rigurosa campaña de viveros asegurará 19 400 000 posturas de café para respaldar las 2 500 ha de siembra y las 12 400 de sellaje, previstas para este período.

La situación crítica de los viales será un desafío por enfrentar en esta cosecha que aspira a la eficiencia económica y al añorado despegue hacia la conquista de no menos de 8 000 ton, cifra que marca el record histórico logrado en 1982.

Escrito por Luis Sánchez del Toro y publicado en Sierra Maestra

Ir a la fuente
Author: cienciadecuba

Powered by WPeMatico