A medida que el virus se esparce por el país y que los contagios aumentan, académicos, expertos en salud y organizaciones civiles temen que la propia forma en la que está diseñado el sistema de salud estadounidense —el más caro del mundo— contribuya de forma indirecta a una mayor expansión del COVID-19.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico