Crece y se consolida familia de ciudades patrimoniales

La gran familia que integra la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba cuenta hoy con diez miembros y se trabaja en la incorporación de uno nuevo: el Valle de Viñales, en Pinar del Río, por su condición de Paisaje Cultural de la Humanidad.

Constituida en diciembre de 2008, con funciones específicas de coordinación y articulación, no fue hasta el 2013 en que la Red quedó oficialmente establecida «como institución de carácter nacional y con personalidad jurídica propia», a partir del Acuerdo no.14 del Consejo de Estado de la República de Cuba.

El documento precisa que el organismo nacía conformado por las cinco ciudades patrimoniales que en ese momento tenían oficinas del historiador o del conservador, en este caso La Habana (1938), Santiago de Cuba (1996), Camagüey (1997), Trinidad y el Valle de los Ingenios (1997) y Cienfuegos (2007).

Sin embargo, el propio Acuerdo aclara que a ellas se sumarían otras ciudades por sus méritos históricos y patrimoniales: así surgieron en los años siguientes las oficinas de Bayamo, Baracoa, Sancti Spiritus, Remedios y Matanzas, estas cuatro últimas avaladas por el Decreto-Ley 346 del Consejo de Ministros.

Arsenio Sánchez Pantoja, coordinador de la Red, explica que en estos momentos se avanza en la implementación de dicho cuerpo legal, en vigor desde marzo de 2018, en el cual se definen las funciones de las oficinas, se homologan sus competencias y se establecen sus relaciones con los órganos locales de gobierno.

«Con los años se ha ido creando una familia bien llevada», asegura Omar López Rodríguez, director de la Oficina del Conservador de Santiago de Cuba, al ponderar los frutos que ya se recogen gracias a la unidad, la cooperación mutua, el intercambio de experiencias y la conciliación de intereses.

Ello ha contribuido a una mejor gestión, por parte de las oficinas, tanto de los sitios con valores excepcionales inscriptos en la lista del Patrimonio Mundial como en la restauración, conservación y preservación del patrimonio cultural, material e intangible, en las ciudades proclamadas Monumento Nacional.

«Trabajar de manera conjunta, afirma Patricia Rodríguez Alomá, secretaria general de la Red, además de facilitar el trabajo, genera mayor capacidad de convocatoria y de respuesta a los múltiples problemas que enfrentan hoy las ciudades patrimoniales, en estrecha alianza con las autoridades locales».

Tomado de Granma

Ir a la fuente
Author: casadranguet

Powered by WPeMatico