En 1982 una bella mujer integraba el Rincón Lírico de las Noches Culturales de la Calle Heredia en Santiago de Cuba. Nada extraño si no fuera una de las primeras afro  descendientes en América Latina y el Caribe en interpretar música lírica.

Esa joven era la santiaguera Ángela Cristina Delisle Rodríguez. Cristina comenzó en el arte con estudios de piano en su natal Santiago de Cuba. Formó parte de la Orquesta de Cámara del Conservatorio Esteban Salas; recibió clases de la ilustre profesora Josefina Farret.

Luego se inclinaría a la música coral con perfeccionamiento en La Habana  en la Escuela Nacional de Arte, en la que se graduó en Dirección Coral y Solista, además de terminar estudios  superiores en La Habana.

“En la Escuela Nacional de Arte tuve una profesora búlgara de nombre Crasimira que me alentó mucho. Ella me  dijo: usted con su voz puede alegrar el mundo”.

Cristina participó con la Opera Nacional de Cuba en un proyecto con una compañía de Austria. En 1989 se va a Alemania a estudiar canto coral en el Instituto Superior de Arte Hans Eisler en Berlin.

Ella es la  anfitriona del Rincón Lírico, el espacio de música lírica de Santiago en la sala de conciertos de la ciudad; y mantiene una tertulia en el Museo de Ambiente Histórico Cubano.

En su repertorio acoge obras de compositores clásicos cubanos como Eliseo Grenet, Ernesto Lecuona y Gonzalo Roig. Además del cancionero internacional. Es Delisle una de los puntales de la pedagogía musical en Santiago, donde ejerce como profesora de Canto de la Escuela Lauro Fuentes.

Ha graduado generaciones de estudiantes del bell canto. También ha llevado su sabiduría a África, el continente de sus antecesores. Durante tres años trabajó en el Instituto Superior para las Artes y Multimedia de Bamako.

Raices africanas y haitianas

Las raíces de Cristina se entrecruzan entre los franceses y los africanos que llegaron a Santiago de Cuba luego de la rebelión de los esclavos en la actual Haití.  Y eso se refleja en su música.

Como buena cubana Cristina ejecuta además la música tradicional del país caribeño y un repertorio internacional en la agrupación Ocasión. “Una de las experiencias más importantes de mi vida ha sido trabajar en una de las ediciones de la Feria EXPOCARIBE conjuntamente con la compañía Danza del Caribe que dirigió el desaparecido maestro Eduardo Rivero. Logramos una perfecta comunión entre música y danza”.

“A pesar de nuestras limitaciones, nunca me iré de Santiago. Amo a esta ciudad rodeada de bellas montañas”

Por Silvia Alvarez

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA