Día luminoso para la música cubana este domingo 15 de noviembre, cuando uno de los coros más prestigiosos del país y de entre los de mayor trascendencia: el Orfeón Santiago, cumple 60 años sobre los escenarios nacionales y extranjeros, etapa a la que está inconmoviblemente ligada la figura del maestro Electo Silva Gaínza, fundador del grupo y decano de los directores corales cubanos.

Desde su irrupción en el universo artístico santiaguero, el Orfeón sentó cátedra por la calidad y talento de sus integrantes y de manera muy particular, por los arreglos corales y el estilo de cantar que en muy poco tiempo hicieron que la agrupación deviniera emblema musical de la ciudad y de Cuba, distinción que ha sabido conservar.

Por tanto, este domingo es una fecha memorable para el movimiento coral cubano, porque figuras notables de la especialidad han reconocido que cuando el Orfeón Santiago aparece en escena es como si Cuba cantara en él.

Y a eso ayuda decisivamente Electo, quien desde la etapa de aficionados del grupo cuando él lo funda en 1960, le suma a este más y más aciertos, y lo hace con tal sabiduría al seleccionar a los integrantes y al escoger con mucha visión los temas cubanos y extranjeros para el repertorio… exige y trasmite tantas enseñanzas como buen maestro, que ya para 1962 el coro es profesional.

ELECTO SILVA GAINZA

Silva, pedagogo, compositor, arreglista, Premio Nacional de Música y famoso director de coros, falleció a los 88 años en su natal Santiago de Cuba, el 30 de mayo de 2017. Pero ya era un ícono… dejó una marca exclusiva en el grupo, asumida por la maestra Daria Abreu, quien en estos momentos cumple compromisos de trabajo en México, por eso es que Sonia García Colombat es la directora p/s/r y quien explica cómo llega el Orfeón a estos 60 años.

“… con muy ´buena salud musical´, porque es un grupo privilegiado: tiene cuatro generaciones de cantores, encabezadas por Elizabeth Núñez que es la más antigua. Damos continuidad al trabajo de Electo y de Daria que siempre estuvo a su lado… Silva le imprimió un estilo inconfundible al Orfeón y por ahí seguimos.

“Daria aun desde México, está al tanto del desarrollo del coro; organizó junto conmigo el programa de este domingo, en fin: ella conoce todos los detalles sobre cómo marcha el grupo.”

Del coro y de las sabidurías de Electo salieron figuras: Eva Griñán, José Armando Garzón, Grisel Gómez, Delvis Sánchez (Música Áurea), Magalys Sánchez (Madrigalista)… y muchísimas más que en su momento constituyeron pilares de la agrupación; suman tantos los que vinieron, aprendieron y refinaron sus voces, que avalan un hecho sin discusión: el Orfeón es una escuela.

Desde el inicio de la aventura y hasta hoy, han sido inalterables los principios que enarbola el colectivo: ser un pilar para desarrollar coros en la ciudad y en cualquier sitio del país; interactuar con el pueblo y aprovechar así que los coros enseñan; cantar, sí, en salas y teatros pero también en barrios, ciudades, campos, centros de trabajo, parques, escuelas… Todo lo precedente es la razón de ser de esta coral. Y por si fuera poco, ahí está el Orfeón Infantil, algo así como ir fomentando el relevo, y el Festival Internacional de Coros con sus rondas corales, del que Silva fue fundador y el Orfeón Santiago anfitrión.

Hungría, Bulgaria, Polonia, la antigua Unión Soviética y varias de sus repúblicas, Guadalupe, México, el País Vasco, Martinica, Francia, España… son algunos de los países visitados por el conjunto; en esta ciudad son contados los eventos musicales o artísticos y culturales en los que no esté presente el Orfeón, protagonista de unos 10 discos de polifonía, música cubana…

Y para más prestigio del colectivo y orgullo de la urbe, ha quedado el Festival Internacional de Coros, del que la maestra Daria Abreu señaló en ocasión de una entrevista de prensa, que fue propiciado por Electo, y fue más allá al decir que todo lo acontecido en esa reunión de coros cubanos y foráneos, lo concibió él, amante de las rondas corales que es cuando la gente sigue a los grupos por las calles, identifica al Orfeón y lo aclama. Eso aquí es tradición.

Cuando ya anda el conjunto por la sexta década de existencia, tanto le ha cantado a Santiago de Cuba y tanto le ha reciprocado la ciudad, que se complementan… son parte uno del otro, y ahí está el desafío para Daria, para Sonia, para las cantoras y los cantores: conservar aquello de que 60 años después del inicio, al mencionar al Orfeón la referencia es también a Santiago de Cuba.

CONCIERTO “LA VIDA ES CANTAR”

Quienes asistan este domingo a la Sala Dolores, a las 17:00 horas para con sus aplausos reconocer el cumpleaños 60 de esta obra suprema de la música coral que es el Orfeón Santiago, disfrutarán de un programa excelente, en el que no solo intervendrá el coro homenajeado sino fundadores y antiguos cantores del grupo, invitados especiales a la celebración.

Así en la primera parte de la gala, harán Abenlied, de Josef Rheinberger; Die mit Tränen säen, de Gottfried August Homilius; Pater noster, de Ko Matsushita; Amor de mi alma, de Z. Randall Stroope, y Signs of the Judgement, de Mark Butler.

El segundo momento estará consagrado, totalmente, a rendir homenaje a la memoria del padre fundador del Orfeón, el maestro Electo, precisamente con números que él arregló y que constituyeron siempre sus canciones preferidas, por ejemplo: Santiaguera, de Miguel Matamoros; Imprevisiblemente, de Federico Núñez; Ejercicio de piano con amapola, con música de Silva y texto de Nicolás Guillén; Es el amor la mitad de la vida, de Marín Varona; Negro bembón, con música de Silva Gaínza y texto de Guillén, y La rosa roja, de Rafael Hernández.

Y el tercer segmento de la gala será con Son para un festival, de Pablo Milanés y arreglo de Conrado Monier; Los días de gloria, también de Milanés, con arreglo de Melvin Rodríguez; Mambo 5, de Dámaso Pérez Prado y arreglo de Yurka González; Cubano de pura cepa, de Franklin Reytor con arreglo de Melvin, y para cerrar Castigador y Gracias a la vida, de Ignacio Piñeiro y Violeta Parra, respectivamente, ambos con arreglos de Electo Silva.

EL ORGULLO DE ESTAR HOY AHÍ

Sopranos: Dailyn Blanco Montesino, Arasay Machirán Macías, Dania Cedeño Iglesias, Naila Cedeño Serrano, Darina Ortíz Miranda, Lliliam Pérez Matos, Roxana Lacina Fernández Antúnez, Anabel Rodríguez Hermida, Aida Lissette Miyares Houdayer y Liette Carmenate Mariol. Contralto: Elizabeth Núñez Castillo, Lissette Lucambio Pérez, Sonia Ivette García Colombat, Janet Giselle Zamora Coello, Yanet Carmenate Mariol, Larisa Moya Barthelemy y Yurka González Díaz. Tenor: José Rafael Ruiz Seguí, Alcides Abel Valdés Harris, Maikel Montoya Prieto, Luís Carlos López Rosales, Idalberto Peña Murillo y Noel Gutiérrez Núñez. Barítono: Iván Cribe Ferrer, Orlando Hernández Lescaille, Yunier La Rosa Guibot, Enrique Chávez Rodríguez, Javier Pineda Sanjurjo, y Manuel Enrique Lorente Parladé.

Hoy, por ley de la vida, muchos de los que iniciaron esta aventura o se fueron incorporando posteriormente, ya no aparecen en la lista porque se han jubilado, han asumido otros caminos en la música, o lamentablemente han partido. Para todos: los que están y los que no están, es este modesto homenaje en nombre del pueblo santiaguero, en reconocimiento a la participación de ellos en fomentar y consolidar un emblema de la ciudad: el Orfeón Santiago.

Ir a la fuente
Author: Periódico Sierra Maestra

Powered by WPeMatico