Cuba, cultura y Virgen. Eso es Cuba y su gente

Fueron muchos los que salieron una vez más a buscar la bendición, a caminar juntos para pedir por el bienestar del país y las familias. Los que repitieron las mismas imágenes que se repiten desde hace siete años: vestuario amarillo, bastones, sillas de ruedas , velas hasta derretirse en las manos, sin importar que que queme. Ir acompañado de la persona amada o del necesitado de salud. Y las flores. Hombres y mujeres de cualquier edad y raza. Todos piden. En silencio y a reventarle la voz.La virgen mambisa sale nuevamente a las calles de Santiago a pedir por los niños y jóvenes, por el país y la unidad de los cristianos, pero por la unidad.

Delante los altoparlantes, la bandera y el escudo. Hay una gran parte de Cuba que viene a caminar. 

Son muchos los que a Nuestra señora de la Caridad le piden: Ruega por nosotros.

Se suman unos y otros esperan en las calles y en el parque Céspedes.

Se pide en un momento que no sea una cosa lo que decimos por los labios y otra lo que hacemos en la vida; se pide para que Santiago sea declarado Patrimonio de la Humanidad. Se traen las penas a los pies de la virgen.

Algunos iban tomados de las manos. La mujer embarazada pedía por su bebé y su difunto padre. Dos hombres iban juntos pidiendo bienestar.

Cuando la Virgen llega a la Catedral rompe el aplauso. Se escucha el llanto de un bebé

Luego el Himno Nacional tocado por la banda municipal de concierto, orando por Cuba. El arzobispo dice: Hemos recorrido las calles para que nos acompañe siempre. La virgen nunca se ha apartado de nosotros.

Vilma Ramírez canta Décimas para celebrar una fiesta acompañada en la grabación por Orfeon Santiago y el grupo Moneda Nacional. Vilma canta como las diosas. Llega el momento de las peticiones. Se hace silencio.

Y casi al cierre el Padre el Catasus, ese ángel cultural de Santiago, cuenta que un hombre fue Por el camino viejo del Cobre y así lo contó en una canción. Y Los Guanches interpretan su versión. El compositor se llamaba Jesús Llanes.

Pero Los Guanches finalizan cantando “y si vas al cobre. Quiero que me traigas una virgen de la Caridad”. Hay una frase con la que me quedo: Virgencita tú eres buena hazme un milagro de amor.

PD. Esto lo escribo sin pensar mucho bajo la emoción. Y lo comparto. Me atrevo a decir que la procesión de cada 8 de septiembre va siendo uno de los grandes acontecimientos culturales de Santiago de Cuba, de nuestro país aunque no se anuncie. Cuba, cultura y Virgen. Eso es Cuba y su gente