Cubanos MLB 2018: Aroldis Chapman,¿De regreso o de salida?

Luego de la tambaleante temporada que tuvo Aroldis Chapman el año pasado con los Yankees de Nueva York, en la que incluso perdió momentáneamente su puesto de cerrador, el apagafuegos de los neoyorquinos se reivindicó y acomodó su andar al punto de pasar de la peor campaña desde que es taponero a una bastante respetable pese a pasarse casi un mes en la lista de lesionados por tendinitis en la rodilla izquierda.

El “Misil” ganó tres juegos, no perdió y sumó 32 salvados más a su cuenta, después de que en 2017 registrara apenas 22 rescates. En 55 apariciones, su efectividad quedó en 2.45, notablemente mejor que en la ronda regular anterior (3.22).

A lo largo de 51.1 episodios de trabajo, apenas permitió 24 imparables, 14 carreras limpias, solo dos estacazos de vuelta completa, dio 30 bases por bolas y retiró a 93 contrarios por la vía del tercer strike.

Su WHIP terminó la etapa eliminatoria en 1.05 y este año tuvo la segunda mejor relación de ponches por cada 9.0 innings en su trayectoria: 16.3, solo por debajo del 17.7 que exhibió en 2014.
Lo mejor de la campaña para Chapman fue la primera parte. El nacido en Holguín tuvo un rendimiento superlativo en la fase previa al Juego de Estrellas, al dejar 1.35 de promedio de rayitas merecidas permitidas en 40.0 tramos y conseguir 26 de sus 32 salvamentos.

Su WHIP fue verdaderamente minúsculo (0.83) y el average que mostraron los rivales ante él fue de .126. La parte negativa ocurrió luego del clásico de mitad de temporada: cuando su efectividad quedó en 6.35 por permitir ocho carreras limpias en apenas 11.1 entradas de labor.

Statcast, su recta y lo que viene

En cuanto a la velocidad, característica principal de Aroldis como lanzador, el promedio de su recta disminuyó casi una milla y registró su menor potencia desde el 2012: 99.26 millas por hora.
El año pasado se mantuvo en las 100.24 MPH, aunque en 2018 su muy poco utilizado sinker se midió constantemente en 101.76 MPH.
Otro punto en contra fue que le empataron el título del pitcheo más veloz en la era Statcast, la tecnología que implementó Major League Baseball en 2015.

El envío más rápido le pertenecía al antillano en solitario, una lisa de cuatro costuras de 105.1 MPH, mismo número que alcanzó el joven derecho Jordan Hicks (Cardenales de San Luis) con un sinker.

En cuanto a lo que está en el horizonte para Chapman, está convertirse en apenas el sexto serpentinero en lograr al menos 100 juegos salvados con el mítico uniforme de los Yankees. En ese selectísimo grupo están: Mariano Rivera (652), Dave Righetti (224), Rich “Goose” Gossage (151), Sparky Lyle (141) y Johnny Murphy (104). De ese club, solo Righetti y Lyle son siniestros.

Tomado de: SwingCompleto


Ir a la fuente
Author: Jorge L

Powered by WPeMatico