© Productions Marassa et CIDIHCA. Al final del signo XVIII, la revolución haitiana obligó a miles de colonos franceses, mulatos, negros libres y esclavos a refugiarse en la región oriental de Cuba. Esta primera oleada de inmigración francesa abrió el camino para otras venidas de Francia hasta 1868. Muchos de estos inmigrantes se instalaron como plantadores de café, comprando tierras en las montañas, los demás se establecieron en Santiago de Cuba. Ellos trajeron una importante influencia sobre las costumbres, la industria, el comercio y la cultura de esta región.


Dos siglos después, todavía permanecen muchos vestigos de la presencia francesa en Cuba, entre ellos la Tumba Francesa, bailes inspirados de la cultura versallesca pero practicados según las tradiciones danzarías y religiosas multiétnicas africanas, principalmente del Dahomey por los descendientes de los esclavos de Saint Domingue.

Las ruinas de los cafetales de los colonos franceses en Cuba y la “Tumba Francesa” fueron declaradas Obras Maestras del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
© Producciones Marassa y CIDIHCA 2012 (español, francés, inglés) 31min.

Seleccionado al «Festival del Nuevo Cine Latinoamericano» La Habana 2012, a la «Muestra Itinerante de Cine del Caribe» 2013, y al «Festival Santiago Álvarez in Memoriam» Santiago de Cuba 2013. Transmitido a Télé Turquino, Santiago de Cuba 2012-2013.

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA