Desde la piedra, Fidel Castro conmueve al mundo

En el cementerio patrimonial de Santa Ifigenia no es de extrañar ver hoy, en días lluviosos, a pequeños grupos de turistas foráneos que acuden bajo la llovizna ante el monolito que contiene las cenizas de Fidel Castro.

A casi dos meses para que se cumplan los tres años desde que fue depositada en la tumba la urna funeraria, el domingo 4 de diciembre del 2016, un total de un millón 828 mil 408 personas han visitado la necrópolis con ese fin, según informó a Prensa Latina el doctor Pedro Tejera, asesor de la dirección del camposanto.

Resalta el profesor universitario que cerca de 277 mil son extranjeros provenientes de más de 80 países de los cinco continentes, entre los cuales se ubican con una presencia notable los de Alemania, Africa y otros sitios lejanos geográfica y culturalmente como Israel y las islas de Groenlandia y Tonga.

En esa lista de visitantes de otras latitudes, Tejera mencionó a varios presidentes, entre ellos el venezolano Nicolás Maduro y el exmandatario ecuatoriano Rafael Correa; personalidades como la colombiana Piedad Córdoba, numerosos embajadores e integrantes de brigadas de solidaridad con Cuba.

De todas las provincias cubanas y la Isla de la Juventud llegan hombres y mujeres, familias completas, colectivos laborales y estudiantiles, artistas y deportistas renombrados, puntualizó el especialista.

Al conjunto funerario del líder de la Revolución llegan muchas personas que tienen como punto focal de su itinerario el Santuario de la Virgen de la Caridad de El Cobre pero suman esta parada como una reverencia patriótica y sentimental, acotó.

Múltiples anécdotas atesora el filósofo de su breve pero intenso tiempo en el cementerio, cuando el alma de la nación ha latido en él y muchas expresiones, sencillas y sublimes, han servido para testimoniar la admiración y el respeto por Fidel.

Cartas personales, títulos universitarios, dibujos infantiles, medallas deportivas, otros reconocimientos, objetos hechos a mano y poesías son depositados ante la piedra, testigo también de rezos, conversaciones íntimas y pedidos con la mano en el corazón para invocar la generosidad y el humanismo.

Escrito por Martha Cabrales (Prensa Latina). Fotos Miguel Rubiera (ACN)

Ir a la fuente
Author: casadranguet

Powered by WPeMatico