Por Daina Dominico González

El día del trabajador de la cultura se celebra en Cuba cada 14 de diciembre, coincidiendo con el aniversario del natalicio de Raúl Gómez García, asaltante al cuartel Moncada, considerado el “Poeta de la Generación del Centenario”.

Por sus dotes de comunicador recibió el encargo de redactar el Manifiesto del Moncada, documento en el que logra recoger lo esencial del pensamiento de una generación de jóvenes dispuesta a darlo todo por la independencia de su patria; autor además del poema Ya estamos en combate.

Dicen los que conocieron a Raúl Gómez García, que el 14 de diciembre de 1928 le nació a Cuba un poeta, un excelente comunicador.

Desde muy pequeño su rostro irradiaba alegría, amor a sus padres, familiares, amigos, al deporte, a la poesía, a la filosofía y a la historia.

Le caracterizaba su andar apresurado, unas veces porque estaba preparando el acto cívico de la escuela, otras porque tenía una competencia deportiva o por escribir los versos que le acababan de surgir.

Eso lo conduce a que en su adolescencia comenzara a colaborar con publicaciones estudiantiles y emisoras radiales de La Habana donde da a conocer sus ideas patriotas y su concepto sobre la verdad.

En un artículo publicado en el periódico El Estudiantil, con solo 14 años denuncia al director del Instituto de Segunda Enseñanza donde estudiaba por vender las notas y abusar de los profesores y de los alumnos Raúl es expulsado del centro, y sigue sus estudios en el Instituto de la Víbora, donde concluye el bachillerato en 1947 y matricula Derecho en La Universidad de La Habana, pero en el segundo año se da cuenta de que esa no era su vocación y matricula Pedagogía.

Comienza a militar en el Partido del Pueblo Cubano ( Partido Ortodoxo), conoce a Fidel, Haydee Santamaría y Melba Hernández e indignado por el golpe de Estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, escribe el manifiesto Revolución sin Juventud donde denuncia a los usurpadores del poder, ningún medio de prensa se lo publica y decide fundar su propio periódico, al que le da por nombre Son los Mismos y que él imprime en un mimeógrafo que llevó a su casa.

El periódico continúa saliendo de forma clandestina con 300 y 500 ejemplares, trabajan en su edición Abel Santamaría, Melba Hernández y Jesús Montané.

Tiempo después Fidel, le propone cambiar el nombre del periódico por «El Acusador», tiene 3 ediciones ya que por una delación son detenidos sus redactores.

Raúl Gómez García vinculado al movimiento revolucionario que se gesta en La Habana, bajo la dirección de Fidel Castro, visita con frecuencia el apartamento de O y 25 del Vedado.

Los meses de junio y julio de 1953 intensifica su trabajo dentro del movimiento, pues Fidel por sus dotes como escritor y poeta le da la tarea de escribir el Manifiesto a la Nación, concebido como la proclama de la Generación del Centenario, con el objetivo de ser leída en la primera acción del movimiento revolucionario.

En la madrugada del 26 de Julio de 1953, en la Granjita Siboney, poco antes de partir hacia el asalto al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, los jóvenes cantan el Himno Nacional. Fidel da lectura al manifiesto donde está recogido lo esencial del pensamiento de una juventud dispuesta a cambiar radicalmente nuestra historia.

Al final se escucha la voz emocionada de Raúl Gómez García recitando unas estrofas de su poema

«Ya estamos en combate..
¡Adelante!/
De nuestra lucha heroica depende la Cuba verdadera/
la de furia loca de Gómez y Agramonte/
La de la lucha pura de Mella y de Guiteras.

Después parte con Abel y Haydeé Santamaría, Boris Luis Santos Coloma y Melba Hernández, para la toma del hospital civil Saturnino Lora de Santiago de Cuba, donde falla el factor sorpresa y es herido, trata de ayudar a un guardia que está mal herido, pero este en respuesta lo apresa.

Se dirige entonces a un empleado, le pide un papel y una pluma. Escribe a su madre: «Caí preso, tu hijo». Raúl Gómez García es torturado y asesinado, su cadáver es presentado como caído en combate.

Las cuatro palabras, que milagrosamente llegan a manos de su madre Virginia García, son el testimonio del crimen del joven revolucionario de solo 25 años.

La cultura santiaguera a través de sus diferentes manifestaciones artísticas está comprometida con los públicos en la concepción de mayores espacios recreativos y culturales con mayores niveles de formación estética.

Este año 2020 por causa de la pandemia de la Covid 19 la cultura también se ha visto afectada, pero con los deseos de lograr nuestros objetivos la vanguardia artística sigue hacia adelante a favor de que la cultura en el territorio no decaiga.