Este miércoles, durante una fuerte tormenta que azotó con granizo y ráfagas de viento superiores a los 70 km/h el departamento de Calvados, ubicado al norte de Francia, el cielo adquirió un particular e inusual color verde, evento que causó asombro entre los residentes del área, según recogen medios locales.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico