En ciernes próximo disco del Septeto Turquino

En proceso de grabación de nuevos temas musicales se encuentran por estos días los integrantes del Septeto Turquino, uno de los exponentes más importantes de la música tradicional santiaguera y cubana, quienes dan los toques finales a dos sencillos del género trova tradicional.

“Ay mi Dios”, de Rolando Ferrer, compositor y director del grupo, y “Quién será”, de la autoría del afamado artista cubano Bienvenido Julián Gutiérrez, son las primeras canciones de un total de doce temas que servirán de materia prima para la séptima placa del Turquino.

“En los próximos meses se promocionarán esos temas para evaluar la aceptación en el público cubano y foráneo, y de ahí considerar sus posibles inclusiones en una nueva placa discográfica”, dijo Elías Catasús Abreu, guitarrista y vocalista de la agrupación.

“El futuro fonograma, aún en ciernes, incluirá canciones de la música tradicional cubana, la mayoría escritos por los integrantes del grupo, en especial del afamado compositor Rolando Ferrer, y también se considerarán clásicos del género y de nobeles artistas santiagueros”, acotó Catasús.

Ambos sencillos, juntos a los demás temas promocionales, se graban en los estudios Siboney, pertenecientes a Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), con sede en la ciudad de Santiago de Cuba.

El Septeto Turquino tiene su espacio habitual en el Salón de los Grandes, de la Casa de la Trova –cuna de ese género musical-, y pertenece a la Agencia Son de Cuba, de la EGREM.

Este grupo es considerado en el país el principal impulsor del uso de los tambores en ese tipo de formato, y es en la actualidad uno de los pilares más importante de los géneros tradicionales de la música cubana.

Si bien este leal defensor de los ritmos más autóctonos de la región oriental no fue el primero en usar esos instrumentos, muy frecuentes en la actualidad entre los septetos, si fue el que mayor impronta le otorgó, logrando su popularidad.

Esa agrupación, que ha paseado la música cubana y santiaguera por los más diversos e importantes escenarios, nació del seno del calor del movimiento universitario de artistas aficionados.

El Turquino ha grabado hasta la fecha seis discos musicales, “El Dulcerito llegó” (Lucho Records, 1993, Holanda), “El Swing del Son” (Lucho Records, 1994, Holanda), “Son para los Rumberos” (EGREM, 1996, Cuba) -merecedor de la Mención Especial en Ópera Prima otorgada en el Premio EGREM 1997-, “Amor a Santiago”, (EGREM, 1997, Cuba) -nominado al Cubadisco 2000-, “La Banda” con Cyrius Martínez (Rue Bleue, 1998, Francia) y “Cuídate Muchacho” (Rue Bleue, 1998, Francia).

Escrito por JR Loo Vázquez