En Santiago de Cuba Talleres corales para crecer

Por: Pedro de la Hoz
Foto: Periódico
Sierra Maestra
Santiago vive días de fiesta con música coral
#SantiagodeCuba,
Primero de Noviembre de 2019, #CMKC, #RadioRevolución.- No solo son los
conciertos, sino también los talleres: el XXXIII Festival Internacional de
Coros de Santiago de Cuba deviene espacio único para la superación y el
crecimiento de las agrupaciones vocales en contacto con maestros de Estados
Unidos, México, Italia y Cuba, que comparten valiosas experiencias con cantores
y directores.

Intercambios en el Festival Internacional de Coros en Santiago de Cuba
Intercambios en el Festival Internacional de Coros en Santiago de Cuba

Francesco
Grigolo, apasionado maestro milanés, transmite el estilo de dos grandes
compatriotas suyos que en el siglo xix, siendo ateos, escribieron páginas
indelebles de la música sacra. Ambos se reconocen entre los imprescindibles del
ámbito operístico: Gioacchino Rossini y Giuseppe Verdi.

Asistir a
una de las sesiones del taller de Grigolo es una fiesta, cuando desanda los
meandros de la Pequeña
misa solemne
, de Rossini, e insiste en el contraste entre la
economía de medios de la estructura y el vasto espectro sonoro que propone el
compositor.

Grigolo
será uno de los responsables de la revelación ante el público cubano, en la
agenda de Habana Clásica 2019, de la ópera Il
filósofo della campagna
, de Galuppi, con texto del notable dramaturgo
Carlo Goldoni, que se representará en el Centro Hispanoamericano de Cultura de
la capital, a mediados de noviembre.

«Vengo de
un país donde existe una tradición en el arte lírico musical –comenta–, pero la
riqueza musical de Cuba es infinita y muy apreciada en todos los lugares. Para
mí es increíble compartir estas jornadas».

César
Solórzano radica en Tijuana. Ha llegado a Santiago para impartir un taller
sobre la interpretación del repertorio coral antiguo, con énfasis en el estilo
gregoriano. «Los cantores cubanos aprenden rápido –apunta–; lo más difícil pasa
por controlar la exteriorización de emociones; aquí todo transcurre por el
ritmo y el movimiento, por lo que explico que hay que dominar los resortes
interiores del canto, pues ahí está la clave de la espiritualidad».

Corina
Campos liderea desde hace buen rato Vocal Leo, que este año conquistó uno de
los certámenes más prestigiosos del Viejo Continente, el concurso de
Marktoberdorf, en Baviera. Pero su presencia en Santiago de Cuba se debe a la necesidad
de transmitir los valores de los jóvenes compositores cubanos Daniel Torres
Corona, Alexis Rodríguez y Wilma Alba Cal. «A Electo, Valera, Brouwer y Monier
–puntualiza– sigue una nueva generación que debe ser conocida, estimulada y
cantada».

Entre los
compositores cubanos más frecuentados dentro y fuera de la isla se halla
Beatriz Corona. El encanto de sus composiciones vocales seduce a amplios
auditorios de entendidos y recién iniciados. A los niños dirige su taller con
obras suyas, bajo la divisa del mayor rigor y diversión posibles. «A los niños
–precisa– no se les puede subestimar, hay que conducirlos para que sean los
cantores de mañana, o por qué no, el público que aprenda a disfrutar el canto
coral cuando crezcan».

Ir a la fuente
Author: Santiago Romero Chang

Powered by WPeMatico