Isidro Tascón residió agún tiempo en la isla, y allí tomó miles de fotografías. Pero sólo al regresar a España se dio cuenta de que en aquellas imágenes apenas aparecían personas.

Una profunda melancolía impregna la exposición que el artista leonés Isidro Tascón exhibe estos días en el La Habana. Su creación  se nutre de la memoria y el sentimiento de pérdida como de lo desconocido, imprevisto y azaroso”, según el crítico de arte Javier Panera Cuevas.

Isidro Tascón afirmó: “Al volver me di cuenta de lo que había hecho: fotos de lugares decadentes, estancados en el tiempo, en pleno proceso de decadencia y destrucción, como los hogares cubanos en el campo, los llamados “bohios”, explica. “Me interesó especialmente la variedad del habitat popular, y fui haciendo fotos casi cada semana, mientras estuve aquí.

Publicado en DLM