Ayer finalizó en en la Plaza de Marte la 55 Edición del Festival de la Trova “Pepe Sanchez”. En la jornada del domingo destacó la “Ruta de los trovadores” realizada en el Cementerio de Santa Ifigenia, con las visitas a las tumbas de los mas grandes trovadores, una improvisada y no programada descarga de septetos, en la sala Claqueta, y la clausura en la Plaza de Martre.

Recordemos que el Festival comenzara el pasado miércoles con una presentación artística en la que convergieron cultores del género de diferentes generaciones, en la ciudad de Santiago de Cuba.

El espectáculo, en el parque Céspedes, devino derroche de virtuosismo a cargo de voces consagradas y sus discípulos, en la representación de artistas como Pepe Ordaz, Grisel Gómez acompañada por el guitarrista Gabino Jardines, los dúos Así Son y Voces del Caney, Eduardo Sosa, Adrián Berazaín y Annie Garcés, una de las más jóvenes promesas de la trova cubana.

Asimismo, regaló su destreza armónica el Coro Madrigalista, institución coral que ha aportado al pentagrama musical, dentro y fuera de Cuba, magistrales versiones de temas de ese género tradicional.

Los emblemáticos Veinte años, Pensamiento y Son de la loma, cantado por el japonés Makoto Sasaki, participante habitual en el festival, deleitaron a los presentes en el céntrico parque que antaño fue testigo de descargas trovadorescas y serenatas, y que con el talento local autodidacta que allí se reúne cada día, convoca aún a nacionales y foráneos a disfrutar la música.

Eduardo Sosa, presidente del evento, comentó a la prensa que en la gala inaugural resaltó una vez más la confluencia intergeneracional de trovadores, uno de los grandes objetivos de ese encuentro, que cada año propicia el intercambio entre los exponentes del género, considerado pilar fundamental de la cultura cubana.

Sosa reconoció la trascendencia de la cita para estimular el desarrollo y promoción de la trova, a la vez que, sin obviar los considerables aportes hechos a esa expresión sonora desde otras provincias cubanas, subrayó la significación de la celebración del festival en territorio santiaguero, donde nació el auténtico género.

El Festival se desarrolló con presentaciones en comunidades, espacios teóricos, conciertos únicos en salas y teatros de la urbe, reconocimientos a glorias de la trova cubana desaparecidas físicamente, y a músicos y agrupaciones en activo, y al aniversario 150 del natalicio de Sindo Garay.

La Casa de la Trova Pepe Sánchez, la Sala de Conciertos Dolores, el Teatro Martí, la Casa del Joven Creador, y las sedes del Coro Madrigalista y de la Unión de Escritores, y Artistas de Cuba, la Claqueta son algunos de los locales principales donde se desarrollaron las actividades actividades.

 Por Leydis Tassé Magaña en http://www.tvsantiago.icrt.cu

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA