Foto atrapada en la web. No estuve pero fui

Me llama
al teléfono y  dice ¨ Tremendo  lo de Habana Abierta ¨, ¨pero si ya han pasado
casi dos meses¨ logro decir  y riposta ¨
Casi tres horas Rógelo, se pusieron de P…¨ Me río, me emociona.

Habana
abierta no es solo una sumatoria de cantores, es un sonido que logra cuajar,
poner en la trova un performance que ya se mostraba en tipos como Gerardo Alfonso,
era una poética donde lo hermoso entronca con  la jodedera. Habana Abierta era, es inmensa.

Es
una manera de cantar la isla, de sentir la isla, de entender esto que llamamos país
y que definitivamente no son sus contornos, ni sus discursos, sino la belleza
que vive en su gente. Piñol que canta canciones de amor, los colores que realzan
a la capital cubana, ese negro detrás de un micrófono diciendo que  la luna parece un diamante y diciembre huele a
calma y humedad.

Yo
no me pude ir a Jibara, no me pude ir en 2003 a verlos arrebatar a miles en la Tropical,
aquella vez armé un reportaje con las emociones de Luis Barbería, Ale Gutiérrez,
Joaquín Borges Triana y Susan Thomas, y de ahí saqué el capital para volver a estos,
ya cincuentones,  que suman un público diverso,
porque hay que recordar algo. Luego de Habana Abierta, aquel día  en Jibara tocaba Cimafunk.

Recuerdo
que hablo e una llamada telefónica, y sin la sangre de mi corazòn,  pasado el tiempo, madura un poco la idea, ya
no solo por la vivencia sino por las fotos y los artículos, y me cuentan que
Polito Ibáñez puso primero el tono, que hubo buen sonido y escena, que treparon
gente copetuda a compartir con ellos, y luego, bueno ese artículo que habla del
regreso de los dioses y toda la leyenda que se teje con trozos de deseo y
trozos de realidad.

Por
eso me sacude este feedback, porque anoche, ya con el sueño trepando a mis
sienes, me llamó Julio Cesar Llamos, el productor, hijo de mi prima Marianela y
me hizo el relato estremecido, ya van a ser casi dos meses y su sensación
sintoniza con la mía. Estos tipos han escrito un guión divino que no para deja
de emocionar.

Ir a la fuente
Author: Rogelio Ramos Domínguez

Powered by WPeMatico