Un vecino hace reforma en casa y te invita en un particular tour por su nuevo hogar. «Mira», te dice señalando a la puerta de casa, «he instalado esta cámara de Ring para evitar robos». Todo parece estar bien hasta que te das cuenta de que esa cámara está viendo (y oyendo) lo que pasa en el exterior 24 horas al día, siete días a la semana.

Eso es precisamente lo que provocó que un vecino de Oxfordshire demandara a quien le había hecho el tour: según él la cámara de Ring violaba la privacidad del vecindario. Una juez ha emitido sentencia favorable, y ha determinado que en efecto existe una violación de la ley de protección de datos del Reino Unido. La multa para el vecino en cuestión es enorme: tendrá que pagar hasta 100.000 libras (unos 118.000 euros) por no avisar de lo que estaba haciendo su cámara de vigilancia.

Si vas a poner una cámara apuntando a los vecinos, mejor avísales

Jon Woodard instaló una cámara con timbre de Ring en la puerta de su casa y otra cámara de seguridad que enfocaba a una parcela lateral. Su idea, evitar que los ladrones volvieran a actuar tras una serie de robos de coches.

Woodard le enseñó el sistema a su vecina, la doctora Mary Fairhurst, que se «alarmó y sintió dolida» cuando se dio cuenta de que su vecino tenía grabaciones de ella y de su voz en su móvil. Acabó mudándose tras dos altercados al discutir sobre las cámaras.

Fairhurst llevó el asunto a los tribunales, y ahora la juez Melissa Clarke ha declarado que Woodard ha violado el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) del Reino Unido y la Data Protection Act de 2018 según la cual los propietarios de otras casas deben ser consultados si se van a vigilar sus zonas privadas.

Woodard sostenía que su única intención era evitar robos, pero se ha encontrado con una multa que podría llegar a ser de hasta 100.000 libras, unos 118.000 euros, por violar la privacidad de sus vecinos.

Amazon, que compró la empresa Ring en 2018, indicó en The Guardian que anima encarecidamente a los clientes a respetar la privacidad de sus vecinos. De hecho las cámaras Ring disponen de opciones como la de crear Zonas de Movimiento —con las que es posible «tapar» partes del vídeo que no se graban— y también silenciar los micros para desactivar la grabación de audio.

Precisamente la Dr. Fairshurst edstacaba que los datos de audio que pudo ver en el móvil de su vecino «eran incluso más problemáticos y perjudiciales que el vídeo«. Cuando se grabaron esos clips de audio las cámaras de Ring aún no podían desactivar sus micrófonos, algo que se pudo hacer con una actualización que llegó en 2020.

Los problemas de privacidad de este tipo de cámaras ya se pusieron de manifiesto a finales de 2019, cuando se descubrió que la policía de EE.UU. podía solicitar a los usuarios de Ring hasta 12 horas de vídeo sin autorización judicial. El sitio web oficial de estas cámaras muestra un apartado especial dedicado a la privacidad en la que se indica que «tu privacidad es nuestra prioridad».

Vía | The Guardian


La noticia

Hasta 100.000 libras por grabar al vecino: el Reino Unido se pone serio con su RGPD y con las cámaras de Ring

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.


Ir a la fuente
Author: Javier Pastor

Powered by WPeMatico