Heladería distinguida

Refrescar del sofocante calor saboreando un helado, rodeado de un entorno casi natural es un regalo que pueden disfrutar los que llegan a la heladería Jardín de las Enramadas de Santiago de Cuba.

Unidad donde se hace realidad la máxima de que la calidad es el respeto al pueblo. El buen servicio, la atención esmerada y las excelentes condiciones de la instalación que emerge  exquisitamente diseñada para que lo natural sobresalga y armonice con el entorno citadino, distinguen a la heladería. La unidad perteneciente a la gastronomía especializada tiene sus fortalezas en el joven colectivo  de 117 trabajadores que labora en dos turnos  de martes a domingo.

La emulación interna y el propósito de ser cada día los mejores, incentiva el desempeño de los trabajadores.Se distingue heladería santiaguera por la esmerada atención al cliente. Según su administrador Ricardo Despaine influye también el análisis diario de las incidencias del día. En un operativo consejillo se discuten las deficiencias y se toman medidas para que no se repitan. En el libro de quejas y sugerencias las opiniones plasmadas  aquí todas son favorables.

Así también fueron los criterios de los clientes entrevistados  en el momento de realizar este reportaje tanto adultos como niños comentaron sobre el buen trato y la rapidez del servicio. La heladería está próxima a cumplir 5 añas de creada y tiene capacidad para 290 usuarios, 232 en el salón principal Sierra Maestra.  En la espaciosa instalación se venden además dulces y kake así como también confituras.

Los sábados y domingos en sus jardines se presenta  el proyecto comunitario “Peque Sueños” integrado por niños que animan con bailes cantos y cuentos las jornadas de fin de semana. Todas estas razones  confirman la preferencia de grandes y chicos que llegan hasta aquí con la certeza de recibir un buen servicio, disfrutar de un sabroso helado  rodeado de buenas atenciones y agradable  confort

Escrito por Caridad Franco Vega en www.sierramaestra.cu