LA RUMBA ESPAÑOLA

La Rumba que llegó a España solo trajo su nombre pero en realidad adaptó el ritmo del Son y sus variantes como la Guaracha, que antes habís llegado a Cuba desde Cádiz, llegando en la voz de cantaores de flamenco y tonadilleras, que actuaban en Cuba y la adaptaron a formas flamencas, realizando la percusión con las palmas.

Pretendemos escribir un libro sobre esta historia sobre los apuntes que aqui estaremos recogiendo con el fin primordial de informar sobre los origenes de nuestra rumba que tiene mucha mas historia que la simplificación que últimamente se observa entre locutores y “estudiosos” de la música española.

La rumba flamenca es heredera directa de la guaracha cubana que se comienza a realizar a finales del siglo XIX en el teatro vernáculo habanero.

Surge entonces a partir de la disolución de elementos de la guaracha que, junto con otros procedentes de los tangos flamencos, cristaliza en un estilo muy emparentado con el carácter rítmico-armónico de la música cubana bajo la denominación de rumbitas, rumbas o chuflas, en general pertenecientes al repertorio de espectáculos de revista y variedades que tuvieron un gran éxito de público a principios del siglo XX.

Algunos cantaores flamencos viajaron a Cuba y trajeron consigo de vuelta unas rumbitas que adaptaron a su forma de cantar, aflamencándolas e integrándolas dentro del repertorio flamenco.

El hecho de que existan unos géneros rumberos en la música cubana (guaguancó, yambú y columbia) ha llevado a los estudiosos a la conclusión de que la rumba flamenca es heredera directa de la cubana. Los géneros son homónimos y la rumba flamenca toma el nombre ciertamente de la cubana, pero la estructura musical de la rumba flamenca responde a modelos musicales que encontramos en Cuba en la guaracha, las rumbitas y otros géneros, más cercanos al son que a la rumba cubana propiamente dicha.

Dentro del desarrollo de la rumba en el flamenco, hay una primera época en la que los elementos de la variante flamenca va cobrando personalidad en las interpretaciones de La Chelito, Rosario Soler, Maria la Cubana o Flory y Marta Oliver, entre otras, aunque su definitivo aflamencamiento comienza en cafés cantantes de Cádiz, Sevilla y Madrid al cultivarla cantaores como La Niña de los peines, José Ortega “El Gordo”, Bernardo el de los Lobitos, Manuel Vallejo o Pepe de la Matrona.

Una gran explosión de rumbas flamencas llegará con la entrada en cartelera de los creadores catalanes de finales de los años cincuenta y durante los sesenta.

Por ello algunos indocumentados han ceído, y aún hoy creen, que la rumba flamenca tiene su origen  en Cataluña.

La rumba flamenca , solo a partir de llos años 50 del siglo XX, se cultivo con especial carácter entre los gitanos del barrio del Somorrostro en Barcelona, quienes hacia 1957 encuentran en este género el soporte musical idóneo para expresar sus flamenquerías.

Personalidades como Carmen Amaya, El Pescaílla y Peret destacan como los máximos exponentes de esta época.

Otros artitas como El Chato Amaya y el Chacho contribuyeron también brillantemente al desarrollo de este singular estilo de rumba que, como hemos dicho, aportó una serie de elementos sustanciales para su definitiva renovación.

El Pescaílla, marido de la artista y singular “rumbera” Lola Flores, supo imprimir un acento especial a la rumba flamenca creando un estilo del que han bebido gran parte de los artistas rumberos que han venido después, tanto en Cataluña como en el resto de España, e incluso en Francia.

La versión alegre, y muy flamenca a la vez, que creó El Pescaílla con su peculiar estilo se ha mantenido en el tiempo y dotó al género de una personalidad de la que antes carecía.

Antonio y Lola giraron por Cuba eb 1955 y 1956 e imprimieron el sabor rumbero en toda su familia

Por otra parte Peret lograría numerosos éxitos destacando como el máximo exponente de esta época. Sus canciones popularísimas en toda España durante los años sesenta y setenta pertenecen, en particular sus grandes éxitos, al repertorio de algunos de los viejos soneros cubanos, como por ejemplo Wilfredo Guevara o Nico Saquito autores de muchos temas que Peret reviso. Así el Negro Bembón acabó siendo el Gitanito Antón.

Aquí una versión del tema original en la interpretación del puertoriqueño Ismael Rivera

Aquí la copia realizada por Peret

Esto de: “cojo de allá pa cantarlo acá”, también lo practicaron recientemente Los del Rio… escuchen el tema SAN SERENI firmado como autores por Los del Rio en 1993

y ahora escuchen el tema SON SON SONERO original de Ismael Rivera publicado en España en 1988

Volviendo a Peret y como contrapunto al estilo desenfadado de Peret aparece una figura de gran relevancia dentro del mundo de la rumba: Miguel Vargas Jiménez, Bambino, cantaor de Utrera, localidad de gran tradición flamenca, quien cultiva una singular forma de interpretar la rumba flamenca, dotándola de un carácter dramático del que hasta su llegada carecía.

Sin olvidar a Amina, La Chunga, Antonia Amaya o la Polaca como originales artífices del género, debemos destacar las versiones que realiza el gaditano Chano Lobato que con su personal forma de interpretar la rumba y fusionarla con aires gaditanos como los tanguillos, nos trasporta a los estilos primigenios.

Grabación realizada en el centro cívico La Casa de las Columnas en C/. Pureza (Sevilla) el 07.06.2013 dentro de la Gala de “Los Cantes de Ida y Vuelta”. Al cante, Curro Rojas y a la guitarra Antonio Fernández. La voz de metales y cazallas de don José Núñez Meléndez (Sevilla, 1887 – Madrid, 1980), Pepe el de la Matrona, recupera estas rumbas cubanas antiguas (que cuando las conoció eran los danzones/guarachas de la temporada 1913/1914, y tenían sus autores; cubanos, por supuesto) que luego atacaría Sara Montiel en el cine.

Recuerdos de La Habana (1914) Pepe de la Matrona

El cante, la ida y la vuelta, es mestizaje adelantado treinta años a su tiempo, como corresponde a este genio que pasó media vida en los cafés y los cuartos de cabales, cantando para los señoritos, y la otra media embarcado o hablando de barcos. En una de sus giras, Pepe el de la Matrona halló esta canción con pregones, endiabladamente rítmica, obvio origen del reguetón. La letra es un precioso destrozo, mezcla de cubano y andaluz, casi siempre incomprensible, hecho de agujeros y medias palabras. Un hijo y un padre perseguidos por la justicia, pregones de percheros, aguacates y ciruelas … En cuarenta años, pocos rumberos han superado el ritmo de Matrona y su compadre, Manolo el Sevillano, Manuel Antilla León (Marchena, 1910 – Madrid, 1988), intratables ambos en la marcha, la gracia y las onomatopeyas.

La “Rumba flamenca” como los demás cantes de Ida y Vuelta, va poco a poco introduciéndose en España y otros países europeos, hasta alcanzar su apogeo en el primer tercio del siglo XX.

Los cantaores: Niña de los Peines, Bernardo el de los Lobitos, Manuel Vallejo, José Ortega, Diego Antúnez y Pepe el de la Matrona, fueron sus máximos divulgadores, como lo demuestra el hecho de haber sido los primeros en grabar “rumbas” con anterioridad al comienzo de la guerra civil española.

La “Rumba flamenca” es cante festero de ritmo bailable, cuyo dinamismo invita a la participación con licencia para improvisar los movimientos, según la inspiración de cada cual. Sus melodías sin grandes rasgos líricos suelen ser sabrosonas y airosas, acompañadas por lo general de textos literarios amorosos desenfadados…

Curro Rojas las actualiza reinterpreta estas rumbas de 1914 del de la Matrona

Naranjito de Triana

Manuel Vallejo – Tangos arumbaos

Versión de Rosalía

http://www.rtve.es/radio/20161017/rosalia-raul-refree-estrenan-catalina-radio-3/1426780.shtml

Chano Lobato

La Rumba flamenca adquiere variantes urbanas propias en la voz de los gitanos catalanes, en los años 60 del siglo XX, siendo Antonio Gonzalez “El pecailla”, marido de Lola Flores, Peret junto al Príncipe Gitano y Los Amaya los máximos exponentes. Gato Pérez la recrea y le da personalidad propia.

En la actualidad muchos son los grupos rumberos catalanes y no catalanes que están volviendo sobre los orígenes de la percusión rumbera. También las sonoridades de la Salsa está aportando los metales a las actuales formaciones y solistas rumberos españoles.

Estos son algunos de los rumberos españoles a partir de los años 60 del siglo XX:

Antonio Gonzalez Pescadilla, Peret, Los Amaya, Chacho, El Principe Gitano, Bambino, Gato Perez (el gran letrista) años 80, Rumba 3, Chichos, Maria Jimenez, Chunguitos, Azucar Moreno, Los Manolos (años 90), Bordón 4, Gipsy King, CAMARON El flamenco es producir y transmitir emociones, Manuel Molina de Lole antes Smash – el garrotín – Silvio, Lole y Manuel, Pata Negra, Flamencolicos – Raimundo Amador, Jorge Pardo y Pedro Ruiz Blas forman Dolores, grupo instrumental, Paco de Lucia – no me gusta revolucionar me gusta evolucionar, Diego Carrasco el apóstol de nuevo flamento, Mario Pacheco hizo posible Nuevos Medios con anagrama de Miró, Ketama – Jose Soto Sordera – ortodoxo trovador – Juan Carmona Habichuela y Ray Heredia forman Ketama

Por tanto en España la Rumba es un estilo flamenco integrado en el grupo de cantes denominados de ‘Ida y Vuelta’, aquellos palos que se generaron a partir del intenso contacto de la metrópoli española, con Cádiz como cabeza visible, con la América hispana.

La rumba cubana nominada guaguancó cubano podría ser el punto de partida para la rumba flamenca, aunque ésta no deja de ser un tango flamenco con la rítmica desdoblada. Su correspondiente cubano más cercano sería no obstante la guaracha y un tipo de rumbitas campesinas, como el papalote, que abundan por toda la isla, preferentemente entre los guajiros del interior.

En el siguiente montaje de audio podemos escuchar cómo pudo haberse generado la rumba flamenca partiendo de la guaracha (Trío Matamoros), pasando por la rumbita El papalote y éste último en la versión de Pepe de la Matrona, contenida en las ‘Rumbas de 1914′ que el cantaor sevillano grabó para la Magna Antología del Cante Flamenco de Hispavox.

Las rumbitas cubanas nos indican pues el camino que pudo haber seguido el estilo flamenco hasta configurarse como tal. Un buen ejemplo sería éste de la rumbita campesina El cangrejo.

La rumba pudo surgir entonces a partir de la disolución de elementos de la guaracha que, junto con otros pertenecientes a géneros flamencos del complejo de los tangos, muy emparentados con el carácter rítmico-armónico de la música cubana, cristalizaron a principios de siglo XX en géneros que pasaron a denominarse rumbitas, rumbas, chuflas, buena parte de ellas pertencientes al repertorio de revista que tuvo gran auge a principios del siglo XX.

En este cuadro podemos observar la evolución de los estilos que dieron lugar a la rumba flamenca

Dentro del desarrollo de la rumba en el flamenco, hay una primera época de espectáculos de variedades, zarzuelas y otros géneros más o menos líricos en las que, aun sin definir y bajo el nombre de chuflas, rumbitas, tanguillos o incluso milonga (ver milonga de Pepa Oro), los elementos fundamentales de la rumba flamenca van cobrando carácter propio en las interpretaciones de La Chelito, Rosario Soler, María la Cubana y Flory y Marta Oliver, entre otras.

Pepa Oro

Es Cádiz el lugar donde aparecen los primeros rumberos flamencos, siendo tal vez Pepa de Oro, gaditana de pro, la pionera. Aunque la Niña de los Peines graba ya en 1917, con la guitarra de Currito de la Jeroma, un número con el apelativo de rumba, este se basa en aires argentinos y poco tiene de cubana. Camen Linares interpretó esta música en una milonga con letra de Borges en su disco ‘Ramito de Locura’ junto a Gerardo Núñez.

La rumba flamenca genuina, de madre cubana, es cosa de hace un siglo, pues de ella apenas hay muestras en  los discos de pizarra. El auge del estilo se da en los años sesenta del siglo XX, sobre todo en el ámbito de los tablaos, aunque los cantaores siempre tuvieron prevención a interpretarla a no ser para acompañar el baile. El Chaqueta, Beni de Cádiz y Chano Lobato serán los mejores intérpretes.

En este número de Beni de Cádiz también se pueden escuchar algunos de los principales elementos que constituyen la rumba flamenca: Un cubano llegó a Cádiz

Un fenómeno de la adaptación rumbera plena de rajo flamenco será Miguel Vargas Jiménez, Bambino, quien tuvo que competir desde los primeros sesenta con la irrupción comercial de la llamada rumba catalana y su contagioso ventilador –término que señala la manera ininterrumpida en que la mano derecha rasguea y lleva el compás en la guitarra. Si Antonio González Batista, El Pescaílla fue el totem, Peret, convertido en el Rey, arrasa.

En lo que se refiere al baile, fueron célebres las versiones coreográficas por rumba de Antonio, Rafael de Córdoba, Lucero Tena, La Chunga, La Singla, Antonio Gades o Manuela Vargas. Camarón triunfó años después de grabar esta rumba original de Kiko Veneno ‘Volando voy’

Y en la guitarra, cómo no, el sonado triunfo de Paco de Lucía con sus rumbas instrumentales y sus infinitos adeptos (Entre dos aguas).

La rumba se identifica rápidamente por su aire caliente y sabroso, alegre, percutivo y veloz.

EL COMPÁS

El compás de la rumba es binario, cercano al tumbao de la rumba cubana, pero con acompañamiento de guaracha. Se caracteriza por la distribución tímbrica de la célula de habanera, donde los acentos en las partes 1 y 3 del compás corresponden al registro grave, mientras las palmas acompañan acentuando el 2 y el 4. El contrapunto producido por esta sencilla estructuración rítmica da lugar a uno de los acompañamientos rítmicos más sugestivos del flamenco.

Se conoce como ventilador al movimiento que hace el guitarrista con la mano derecha al tocar por rumbas.

Peret nos lo explica en este video.

LA TONALIDAD

Por rumbas pueden utilizarse las tres tonalidades del flamenco, el modo flamenco, el modo mayor y el menor.

LAS LETRAS

Por rumbas, como por bulerías, entran todo tipo de letras. Todo se puede cantar en el sabroso compás de la rumba.

LOS PRINCIPALES INTÉRPRETES

Aparte de los ya citados destacan por rumbas Chato Amaya, Chacho, La Chunga, los Hermanos Reyes, Naranjito de Triana, Los Marismeños, Rumba Tres, Bordón Cuatro, los Chichos,los Chunguitos o los Chorbos. En Cataluña Los Manolos recuperan el ambiente setentero de la rumba y los franceses Gipsy Kinas obtienen por rumbas lo que nunca un flamenco ha logrado, vender cantidades millonarias.

SELECCIÓN YOUTUBE

LIBRO “DE ORILLA A ORILLA”

Autor:  ANTONIO MORA AYORA (1992 ESPAÑA)

El texto original se está enriqueciendo con distintas aportaciones

Y antes de volver al Caribe vamos a escuchar otro cante de ida y vuelta con inconfundibles aires cubanos como son las Guajiras flamencas

El gran José Meneses

Antonio Mora Ayora