La historia de un fotógrafo norteamericano en Cuba

Un fotógrafo norteamericano, de vacaciones en Cuba, deambulaba por la Habana Vieja. En la Catedral de la Habana, tomando fotos, observó un teléfono dorado sobre la pared con un cartel que decía “10.000 CUC por llamada”.

El norteamericano intrigado, preguntó a un habanero que pasaba por allí:

¿Para que se usa aquel teléfono?.

El habanero le contestó que era una línea directa de ETECSA con el paraíso. y que por 10.000 CUC se podía hablar con Dios.

El norteamericano le agradeció la información. Pensó que la respuesta era parte de la inventiva cubana, se sonrió, y siguió su camino por la isla.

La siguiente parada fue en la Iglesia Santa Elvira en Varadero. Allí vio el mismo teléfono con el mismo cartel. Se preguntó si era el mismo teléfono que vio en La Habana. Se acercó a una exuberante mujer que vendía maní y le hizo la misma pregunta. Nuevamente obtuvo la misma respuesta. Era una línea directa con el paraíso y por 10.000 CUC se podía hablar con Dios. “Ok Gracias” dijo el americano.

Entonces viajó a Sancti Espíritus, Cienfuegos, Santa Clara, Matanzas, Camagüey, Bayamo, Holguín y Baracoa. En cada iglesia católica vio el mismo teléfono con el cartel de 10.000 CUC por llamada debajo.

y en Santiago de Cuba…

El norteamericano decidió entonces ir a Santiago de Cuba para ver si también tenían el teléfono dorado en su Catedral. Se alojó junto a la Catedral de Santiago en el Hotel Casa Granda @iberostar . Mientras tomaba un mojito en la terraza del hotel observó que en la fachada de la Catedral estaba, también, el teléfono dorado.

Bajó al Parque Cespedes y accedió al atrio de la Catedral. Debajo del teléfono estaba el aviso pero esta vez el cartel decía “Un peso cubano por llamada”.

El norteamericano sorprendido le preguntó a un guajiro :” Hola, he viajado por toda Cuba y he visto el mismo teléfono dorado en muchas iglesias y catedrales. Me dijeron que era una línea directa con Dios, pero en el resto de Cuba el precio era de 10.000 CUC por llamada, ¿Porqué es solo de un peso cubano aquí?

El guajiro sonrió y respondió: “Estás en el paraíso, esto es Santiago de Cuba, y aquí la llamada es LOCAL”.

Vieja historia española recreada en Cuba por Antonio Mora Ayora