La lectura constituye una tentadora opción en este verano,ya quedebido a la pandemia por la COVID -19 y la necesidad de mantener el distanciamiento físico y otras medidas higiénico-sanitarias, muchas de las acciones propias de la etapa estival están limitadas con el propósito de proteger la salud y la vida de las personas. 

 Es una circunstancia que amerita ser aprovechada por todos los públicos, infantil, juvenil y los adultos,pues acercarse a un buen libro, tanto de factura nacional como foránea, es una experiencia enriquecedora de la existencia misma  por ser, sobre todo, una fuente de conocimientoperdurable, además de entretenimiento.

En una recomendaciónpor la televisión nacional para el verano, el  periodista Wilmer Rodríguez Fernández hablaban de su conmovedor texto Ahí viene Fidel, del cual es coautor y que tanto impacto causó, al atesorar crónicas que recogen instantes en que un pueblo entero rendía honores a su eterno líder en el paso de la urna de cedro con sus retos hasta el cementerio patrimonial Santa Ifigenia, de Santiago de Cuba.

Son muchas las atractivas propuestas que permitirán profundizar en  los temas históricos y patrióticos y saciar el gusto por la buena lectura, adentrarse en la vida y obra de los próceres, héroes  y mártires de la Patria y, especialmente, de ese genio que sigue sorprendiendo con la valía de su infinitolegado, el Maestro José Martí.

Con la certeza de que un libro influye en la manera de pensar del lector, la Editorial Oriente, por ejemplo, siempre ha trabajado para un público variado; de ahí que su producto cultural se ha diversificado en colecciones, para abarcar disímiles temas y grupos etarios, incluyendo al infantil.

  Para alimentar las ansias de lectura su catálogo es sorprendente, desde colecciones destinadas a los acontecimientos y personalidades de la historia patria, en torno a la salud física y mental, o textos utilitarios que van desde los consejos de belleza hasta recetas de cocina o ayuda en el hogar.

  La narrativa, como principal atracción de toda editorial, encuentra su espacio en géneros tan gustado como cuento y novela, la poesía, el ensayo y los textos de opinión hasta la consagrada al público infantil.

  Aunque los libros ya no son el entretenimiento de un siglo atrás, ya que la sociedad ha cambiado sus dinámicas y germinaron nuevas formas de diversión y erudición, el panorama cubano se aleja de los juicios de quienes vaticinan la desaparición del libro impreso.

  Tan tristeprofecía la echa por tierra,por ejemplo, la Feria Internacional del Libro, principal suceso cultural que acontece cada año en toda la isla y alcanza la mayor concurrencia de público, dentro del cual se encuentran potenciales lectores, sobre todo los niños que se inician en ese fascinante mundo.

  También el período veraniego se pinta solo para cubrir esa expectativa en los amantes de la lectura, quienes quizás en otro momento de su vida por las ocupaciones laborales o estudiantiles no disponen de tiempo suficiente para embelesarse con historias, sucesos y ficciones capaces de fomentar sus conocimientos, elevar su acervo cultural y el gusto estético.

Ir a la fuente
Author: Aida Quintero Dip

Powered by WPeMatico