Dia del cantinero

Tomado de www.havana-club.cu

El 7 de Octubre, se celebra en Cuba el Día del Cantinero desde 1951. Un día especial donde los cantineros de todas partes del país se reúnen para festejar y compartir sus conocimientos sobre coctelería.

Como escribiría el periodista Fernando Campoamor, amigo de Hemingway: “Estos hombres existen. Son los barmen, imaginativos y creativos, artesanos del hielo, poetas de las pociones, imbuidos de auténtico amor por su trabajo. Tienen su propia personalidad y estilo. Ponen algo de sí mismos, de su yo más íntimo, en cada bebida que preparan: una parte de ellos está en el cóctel, dándole vida. Todos sus cócteles tienen color y aroma y un sabor nuevo; y dentro de su chispeante cáscara de cristal, el hielo siempre canta. El barman es un artista. Sus cinco sentidos están magníficamente afinados. Y tiene un sexto sentido: el sentido de la coctelería”.

Entonces, quienes mejor que esos artistas, para describir el significado de ser un cantinero. Démosle pues, la palabra a los protagonistas de esta historia y este día…

Vladimir Márquez (Bar Aloha Havana): ser cantinero es mi estilo de vida, es en pocas palabras entrega, profesionalidad, empeño, perseverancia, sentido de pertenencia, humildad, sencillez. En resumen, la pasión de mi vida.

Bárbara Betancourt (Café Concert Gato Tuerto): Ser cantinera es llevar a cabo satisfacciones y ánimos de vida a las mezclas, interactuar con personas y ver su alegría cuando el trabajo está bien hecho. Por ser mujer más importante aún, pues me hace más independiente y me fortifica como ser humano. Es un arte para amarlo y respetar, para enseñar y ayudar a los demás jóvenes. El arte de mezclar es, como todas las manifestaciones, necesario para el alma.

Dagoberto Jesús Morejón (proyecto TB Cocktails): Ser un joven cantinero es ser un artista, nuestro escenario: la barra, nuestra obra: el cóctel, nuestro aplauso simplemente una sonrisa. Saber combinar aromas, sabores y colores me permite reflejar sentimientos, representar lo que soy y de dónde vengo, deleitar el paladar de las personas con el fin de hacerles vivir una experiencia única. Un viaje, un momento feliz, ese es mi trabajo, para mí el mejor del mundo.

Daily González: Ser cantinera es una mezcla perfecta entre pasión y sacrificio; es contar toda una historia y sentir el sabor de una cultura, degustando un buen coctel. Es la entrega de quien lo practica a cambio de la sonrisa de quien lo recibe.

Leydel Oliva (Costa Vino): Es pasión e integridad, dos palabras que hacen un servicio excelente, donde la pasión es la mezcla y la integridad es el conocimiento y el trato a nuestros clientes.

Ania Codorniu (Santys Bar): Ser cantinera es levantarme a diario con una idea en la cabeza para sorprender mi paladar y la de mis clientes, es  estudiar e indagar nuevas tendencias que me ayuden a mejorar como profesional…es pasión por la creación de una mezcla y sentir la satisfacción de ver una persona agradecida por la labor que desempeño…

Yasiel Campos (Compás Bar): Ser bartender supone un estilo de vida. Es crear pequeñas obras de arte comestibles, en un espacio donde el reto se basa en conquistar los paladares más exigentes. El cantinero tiene un poco de psicólogo, doctor, político, químico, entre otras profesiones que nunca estudió pero que las aplicas en el día a día, en aras de complacer. El bartender convierte una historia en un coctel, y grandes cocteles han sido cómplices de muchas historias.

Teresa Salgado (Yarini Habana): Fue la mejor decisión de mi vida. La magia que se vive detrás de una barra, la pasión y el amor que le ponemos a cada cóctel es increíble. Por eso, ser cantinero es más que aprender recetas de cócteles, es crear, innovar es poner amor en un cóctel y que los clientes lo sientan.

Yuliet Castillo (Costa 12): Ser cantinera es sentirme orgullosa de mi trabajo, es tener el don de satisfacer gustos y antojos de los clientes a través de una mezcla más un toque de dulzura, con el fin de que pasen un rato inolvidable y se retiren satisfechos en todo sentido. Ser cantinera es mi pasión.

Manuel Alejandro Valdés (proyecto TB Cocktails): Siempre que me preguntan a qué me dedico levanto mi frente y con todo el orgullo que puede caber en el corazón de un ser humano respondo: Yo soy bartender.

Ana Laura Pérez (Lobby del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso): Ser Cantinera es historia, cultura y tradición  en torno a todo tipo de servicio. Es sugerencia, honestidad, sinceridad, sencillez, discreción, amabilidad y afabilidad, logrando así la plena satisfacción y máxima aspiración de nuestros clientes. Es amor y desesperación por crear una mezcla y descubrir diferentes sabores y sensaciones en mi paladar, involucrando de una manera directa a nuestros clientes.

Lisleydi Pérez López (Restaurante Nero di Zeppia): Ser cantinera para mí es algo muy grande, es el esfuerzo de muchos años de estudio y de trabajo para conseguir lo que es mi vida y mi razón de ser. Soy amiga, soy confidente, a veces psicóloga, guardo muchos secretos, los cuales también a veces mezclo y vierto en una copa. Orgullosa de ser cantinera.

Yasmany: Ser cantinero es amor, pasión, personalidad, confianza, amistad. Es sentir que tocas el cielo con las manos. Puedes apreciar como tu vida cambia radicalmente y experimentar que una barra ese lugar es mágico, es nuestro hogar, es nuestra vida.

Andy Rodríguez: no solo es estar atrás de una barra y preparar cócteles tradicionales cubanos y extranjeros. Cantinero es crear, innovar tus propios cócteles, es mostrar amor, pasión por lo que haces y eso reflejarlo en los cócteles.

Por todas esas razones, los cantineros han sido y son esenciales para Havana Club. Desde la creación en 1993 de la empresa mixta Havana Club International S.A., se convirtió en el colaborador principal de la Asociación de Cantineros de Cuba, y el ron que produce, la principal materia prima de la coctelería nacional.

De acuerdo con Rafa Malem, presidente de la Asociación, la química entre Havana Club y los cantineros ha cosechado varios éxitos: el Havana Club Añejo 7 Años ha sido el ron empleado en la mayoría de los cócteles cubanos premiados en los últimos tiempos, reveló el experto.

La mejor herramienta que puede tener un cantinero es amar el oficio, quererlo, respetarlo, ser creativos, amables, si lo llevas en el corazón vas a dar un buen servicio, vas a tener buenos clientes y tus colegas te van a respetar, afirma Malem.

A ellos que defienden en cualquier escenario lo mejor del ron cubano, FELICIDADES en su día!!!

Artículos relacionados: Cantineros: un oficio de corazón en Cuba

La entrada La pasión que nos une… ¡Feliz Día del Cantinero! se publicó primero en Travel Trade Caribbean.

Ir a la fuente
Author: Redacción TTC

Powered by WPeMatico