Como todo el mundo sabe la Unión Europea está “preocupadísima” por los Derechos Humanos y por eso financia centros de tortura para migrantes en Libia, construye vallas con concertinas o impiden que los barcos de las ONG salgan a la mar a rescatar personas. Esta preocupadísima por los Derechos Humanos, claro, pero en Venezuela.

Otro argumento de la UE es el fuerte aprecio que tiene la Unión Europea por la democracia. Y por eso la UE tiene un acuerdo económico preferencial con modelos tan democráticos como la monarquia absolutista de Arabaia Saudí.

El Parlamento Europeo considera que tiene que apoyar a una persona que se ha autoproclamado presidente, así sin elecciones ni nada, porque Maduro es un “tirano” que mata al pueblo de hambre, no como el presidente de Sudán, con quien la Unión Europea ha firmado varios acuerdos, que solo tiene 2 ordenes de búsqueda y captura por parte de la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad.

Además el Parlamento Europeo está consternado porque según sus datos, dos millones de venezolanos y venezolanas están exiliadas. En cambio no le preocupa que Israel, que es prácticamente un miembro más de la Unión Européa solo tiene 5 millones de palestinos y palestinas en el exilio.

Hace tiempo que quedó claro que el apoyo al golpe de Estado en Venezuela no tiene nada que ver ni con el petróleo ni con el seguidismo de la Unión Europea a Estados Unidos de América del norte, ni muchísimo menos con que Venezuela tenga un gobierno que no sigue sus dictados neoliberales.

Intervención de Marina Albiol, eurodiputada, en el Parlamento Europeo