La Tmba francesa llegó desde Haití