Las restricciones que se aplicarán el primero de septiembre en La Habana, así como un trabajo más rápido en el ingreso de los casos confirmados y sus contactos, deberán impactar de manera positiva en los altos números que sigue teniendo Cuba en sus reportes diarios sobre la COVID-19.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico