Una veintena de ellas han acogido a cientos de miles de visitantes en julio y agosto

El fin (o casi) de la pandemia ha permitido que numerosas localidades españoles hayan vuelto a celebrar con entusiasmo las fiestas que recuerdan hechos históricos memorables que las tuvieron como protagonistas. Las principales fiestas y recreaciones históricas, amparadas en la asociación AEFRH, que cuanta ya con 38 miembros, se han liberado de las restricciones por el Covid y acumulado las ganas de celebración tras dos años de práctico parón.

Además del atractivo cultural y hasta cierto punto folclórico de estas fiestas, cuenta también el carácter potenciador del turismo en distintos momentos del año hacia lugares muchas veces pequeños que en esos días se llenen de visitantes y estimulan las ventas y el turismo. En esa línea está el acuerdo que Feria de Valladolid y la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas (AEFRH) han suscrito para contribuir a la divulgación y difusión de estos eventos que dan visibilidad a diferentes hitos de la historia. Lo firmaron Alberto Alonso, director general de Feria de Valladolid y Carlos Belloso y David Muriel, miembros de la junta directiva de AEFRH. Ambas partes reconocían que “gracias a este acuerdo INTUR –que este año cumple su 25 aniversario– va a ser la única muestra profesional de España dedicada a las recreaciones históricas, un lugar de encuentro para ayuntamientos, asociaciones recreacionistas y empresas vinculadas al sector”.

Las fiestas de julio

Las fiestas más madrugadoras de los meses de verano fueron del 1 al 3, Los Exconxuraos, que narra la rebelión en 1408 de los vecinos del concejo de Llanera contra el obispo de Oviedo don Guillen de Monteverde. Y en las mismas fechas, en Mojados (Valladolid), se celebra desde el año 2007, Mojados, Corazón de un Imperio, que recuerda la visita y estancia que en 1517 realizó a este municipio el príncipe Carlos, Archiduque de Austria, futuro Emperador Carlos V, para encontrarse con su hermano Fernando, hijos ambos de Juana I de Castilla y Felipe I el Hermoso.

Ya entrado el mes de julio, las mujeres han vuelto a ser, tras dos años de silencio obligado, protagonistas absolutas del Festival Ducal de Pastrana (Guadalajara) que tuvo lugar del 14 al 17 de julio con gran éxito del espectáculo principal “Grandes mujeres, más que un legado”, dirigido por Susana Díaz, frente a la fachada del gran Palacio de Covarrubias y que los propios pastraneros representaron su historia, en los mismos lugares en que se produjeron los hechos reales, con protagonismo de princesa de Éboli y Santa Teresa de Jesús, y también de la exposición en la Iglesia de San Francisco “Mujer, nobleza y poder” y brillando como nunca gracias los sublimes trajes renacentistas que la Asociación de Damas y Caballeros lleva creando más de 20 años. El Festival Ducal de Pastrana fue reconocido el año pasado como Fiesta de Interés Turístico Regional.

Coincidiendo en fechas, también se ha celebrado el Festival Templario de Jerez de los Caballeros, (Badajoz) igualmente declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, que recuerda que en 1238, con la llegada de Fernando III el Santo a Badajoz, los templarios lograron apoderarse de nuevo y definitivamente de la tan deseada villa de Xerez. Durante los días que dura la fiesta, Jerez, junto a su patrimonio monumental, se convertió en una auténtica ciudad medieval con la alta participación de los vecinos. La Fortaleza Templaria cobró vida con los artesanos junto con el Campamento Medieval Templario, Árabe y Cristiano, la carpa del Rey Alfonso XII, las recreaciones medievales, talleres, exposiciones, exposiciones, charlas explicativas y demostrativas. Fue un éxito la puesta en escena de ‘El último templario de Xerez’, dirigida por Pablo Pérez de Lazárraga y con la puesta en escena de la Asociación Jerez Escena. Participan en la obra más de 150 actores.

Y, sin tiempo de descanso, cuando acaban estas fiestas se inicia la Semana Medieval Estella–Lizarra en Navarra, del 18 al 24 de julio que tuvo como plato fuerte la ceremonia de inauguración del 18 de julio en la que se teatraliza la llegada de Teobaldo I a la ciudad. Un acto que se inicia precisamente en el palacio de los Reyes de Navarra a la sombra del templo de San Pedro de la Rúa y desde donde saldrá el gran desfile medieval por las calles de la ciudad hasta la plaza de los Fueros. En los días siguientes llega en turno de los cautivos de las cruzadas, las baladas del rey Trovador, los tambores de la guerra, el desafío de las guerreras, todo ello entre decenas de puestos artesanos en varias calles y plazas de la parte vieja. También se recrearon los esponsales de doña Gertrudis de Dagsburgo con el Rey Teobaldo I, y como toda boda que se precie, se concluye con una cena medieval popular que tuvo lugar en el magnífico escenario del convento de Santo Domingo.

No muy lejos, en Nájera, en La Rioja, se ha celebrado la Crónica Najerense del 20 al 24 de julio cuyo acto central con más de 200 actores tuvo lugar en la najerina Plaza de Santa María La Real de una singular versión, en su 54 edición, dirigida por la actriz Mabel del Pozo. También hubo la representación de la Boda Campesina de la Crónica Najerense, en la Plaza del Mercado, con una renovación total del texto y de la puesta en escena, incorporando una escena que hace muchos años que no se hacía: la de la fundación del monasterio y la creación de la Orden de la Terraza. La obra fue acogida con más de cinco minutos de aplausos por parte del público en cada una de sus cinco representaciones.

Borja vivió una vez más tras años sin celebrarse La entrada de los Reyes Católicos a Borja en el fin de semana del 21 al 24 de julio, en recuerdo del hecho histórico que se produjo el 8 de agosto de 1492, con más de 70 actos culturales y festivos para revivir uno de los acontecimientos más importantes en la historia del municipio. La fiesta incluyó teatralizaciones, conciertos, comedias, animaciones, pasacalles, talleres, demostraciones artesanales y hasta un torneo de caballeros. Además, como en anteriores ediciones, todas las actividades respetaron al máximo los aspectos estéticos para garantizar que la localidad, durante 72 horas, volvía a la época del descubrimiento de América, a través de diversas escenas que se desarrollaron en distintos espacios, y que rememora aquel acontecimiento histórico, uniendo diversos episodios que tuvieron lugar en fechas posteriores.

En la última semana de julio tiene lugar la fiesta Astures y Romanos en Astorga (León) que precisamente se ha proclamado vencedora del concurso #MiFiestaEsLaMejor organizado anualmente por el portal de casas rurales Clubrural. La fiesta declarada de Interés Turístico Regional, recuerda la fundación de Astúrica Augusta y el desarrollo de las guerras asturcántabras y en ella se pudo disfrutar de la convivencia en el Campamento y de los paseos por el Mercado, así como descubrir el pasado a través de un ciclo de conferencias. Actos como un espectáculo de circo, desfiles de las tropas, una cena romana al aire libre, una boda astur-romana, venta de esclavos o el entierro del héroe astur convirtieron a Astorga de nuevo en Astúrica Augusta durante cuatro días. El inicio de la celebración fue en la Plaza de Eduardo de Castro que se transformó en la arena de lucha de los gladiadores, con la VIII Munera Gladiatora que organiza todos los años la Legio VI Victrix.

También en el último fin de semana de julio se celebró Ayllón Medieval, en esta localidad segoviana, una fiesta que ha ganado con los años en cuanto a relevancia turística, capacidad de organización y poder de convocatoria. Ayllón regresa el Medievo, en sus calles caballeros, princesas, soldados, mercaderes recrean la vida en el 1423 durante el destierro de D. Alvaro de Luna. Torneo Medieval, música de calle, conciertos, teatro, cetrería, comidas populares y por supuesto Mercado Medieval. Ayllón Medieval, una forma de conocer la villa de la mano de su historia, sus gentes y un sinfín de actividades y propuestas que amenizan la fiesta y la convierten en inolvidable.

Fiestas de agosto

También con carácter medieval, una época que se recuerda en numerosas fiestas, son las Jornadas Medievales de Cortegana (Huelva), que cumple 25 años y son las más antiguas de Andalucía, que se celebraron del 4 al 7 de agosto. Comenzaron con el tradicional espectáculo inaugural y el posterior desfile desde la Plaza de la Constitución hasta el Castillo de la localidad. Los asistentes a la inauguración pudieron disfrutar de la llegada a Cortegana de unos juglares que han convocado en la plaza a los grupos más representativos de las jornadas medievales como son las tres culturas, los gremios, la fantasía, la nobleza y el lado oscuro, compuesto por brujas, hechiceros y alquimistas, entre otros. Más de 60.000 visitantes pudieron disfrutar de una programación compuesta por más de un centenar de actividades para todos los públicos.

Una carácter bien distinto y con un claro componente cultural es El Sinodal de Aguilafuente (Segovia), del 5 al 7 de agosto, que conmemora la impresión del primer libro en España por Juan Parix en 1472, hace 550 años. Visitas guiadas a la iglesia de Santa María, escenario del sínodo, y a la réplica de una imprenta, como la que utilizó Juan Párix, en el Ayuntamiento son la antesala del famoso Sinodal de Aguilafuente, una fiesta de recreación histórica en la que se representan diferentes obras teatrales que nos retrotraen al Aguilafuente de hace 550 años. Las obras y danzas teatralizadas por los aguiluchos y la animación en la calle, con música, mercados y otras actividades, hacen de esta recreación una fiesta cultural de primer nivel.

También de carácter cultural, aunque de distinto tipo, es la recreación de El Cronicón de Oña (Burgos) del 11 al 15 de agosto, el que un año más es posible volver a disfrutar de una de las aventuras de la historia más fascinantes de Castilla y León. Se trata de las representaciones del Cronicón de Oña 2022, en el nuevamente los vecinos de Oña se han volcado en esta representación que narra la historia de la Villa, de la fundación de su Real Monasterio de Oña y algunos de los episodios históricos que dieron pie a la creación de la Castilla medieval, especialmente el nacimiento del infante don García y la muerte de Sancho García. Como en ocasiones precedentes, el escenario es el propio Monasterio de San Salvador de Oña, aunque la representación vuelve a trasladarse al Patio de San Íñigo, en lugar del tradicional en la Iglesia del monasterio.

Sin duda una de las recreaciones más espectaculares del mes de agosto es la Semana Renacentista de Medina del Campo (Valladolid) que dura más de una semana, del 12 al 25 de agosto, una experiencia en la que la villa vallisoletana se viste de siglo XV y XVI y revive uno de los momentos de máximo esplendor al calor de las ferias comerciales y a uno de sus momentos más tristes, con la quema de la villa, que dio pie al inicio de la Guerra de las Comunidades de 1521. El año pasado se conmemoraron los 500 años de este evento. La ambientación de calles y plazas, su imponente mercado medieval, sus actividades culturales y los propios medinenses que colaboran recreando esta época en ropajes y balcones han logrado que sea una de las fiestas más brillantes del verano, con el Castillo de la Mota y la Plaza Mayor de la Hispanidad son privilegiados escenarios.

Y de los enfrentamientos entre Imperiales y Comuneros pasamos, una vez más, a la época romana en la Península Ibérica. Ahí se sitúa la Festa do Esquecemento en Xinzo de Limia (Orense) del 17 al 21 de agosto. Vecinos y visitantes volvieron a revivir la leyenda del río Lethes y la invasión romana de la Gallaecia, con más de 500 romanos y castrexos que participan en el desfile y en otras representaciones de un programa que recupera los actos tradicionales y la magia de un campamento que volverá a ser el epicentro festivo de la villa. El campamento castrexo-romano, además, es uno de los más grandes y espectaculares de cuantos se organizan en las fiestas tradicionales en Europa, con unos participantes que recrearán la vida y costumbres de la época. También estuvo muy concurrido el Macellum, uno de los mercados artesanales más destacados de Galicia por su rigor y ambientación histórica. Todo esto acompañado por numerosos espectáculos durante el fin de semana, espacios con juegos infantiles, conciertos de música tradicional y pasacalles, teatro y exposiciones culturales.

De época más reciente, aunque por el lugar podría pensarse en tiempos muy lejanos, es la Batalla de Atapuerca, (Burgos) que recuerda el enfrentamiento ocurrido el 1 de septiembre del año 1054 entre los reyes y hermanos Fernando I rey de León y conde de Castilla y García III rey de Pamplona. La fiesta y recreación tuvo lugar entre el 19 y el 26 de agosto, pero el momento culminante fue el domingo 21 en la ladera de la iglesia de San Martín de Atapuerca, donde unas horas antes tuvo lugar la celebración del torneo medieval. Papel protagonista tiene también el mercado medieval que se ha ampliado de espacio y duración y es muy concurrido por los visitantes. La asociación Amigos de Atapuerca solicitará este año que la Batalla de Atapuerca que es de Interés Regional pase sea declarada de Interés Turístico Nacional.

De nuevo los romanos protagonizas una de las recreaciones con las que se cierra el mes de agosto. Las Guerras Cántabras, que ya tienen el reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Internacional, y se celebran en Los Corrales de Buelna (Cantabria) del 25 de agosto al 4 de septiembre y que este año recibió la visita del presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla. El desfile de Tribus cántabras y legiones romanas, fue el acto final de la espectacular recreación histórica. Antes de ello, y como es habitual en este tipo de fiestas, la gastronomía tuvo su papel destacado. En este caso se trata de La Gustatio y el Certamen de Pócimas y Brebajes sin alcohol. En el campamento festero, tribus y legiones ofrecieron a los visitantes unas 15.000 raciones de comida y bebida, en pocillos de barro que sustituirán al plástico, propuesta con la que la organización colabora en el cuidado del medio ambiente. También los ricos productos gastronómicos de la región, junto a la artesanía estuvo presente en el Macellum, puestos de un mercado de época junto al campamento.

Aspirante también al título de Interés Internacional, que ya tiene el Nacional, es la Festa da Istoria que tiene lugar en Ribadavia (Orense) en el último fin de semana de agosto, con una amplia programación llena de música, baile, batallas medievales y juegos para todos los públicos, con su vestimenta, decoración y hasta moneda propia, cambiando el euro por el marabedí, que es la unidad de cambio obligatoria dentro del circuito de la fiesta y se podía conseguir en el famoso Banco da Alhóndiga. Durante estos días toman protagonismo su mercado artesanal, las demostraciones de esgrima histórica, conciertos de música medieval y, por supuesto el “Gran Desfile da Istoria“. La fiesta termina con el “Xantar Medieval“, única actividad dentro de la Fiesta de la Istoria de pago –38 marabedíes– donde se pudo disfrutar de empanadas, carne de cerdo, costilla o cabrito, entre otros manjares.

Más información:

Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas
C/ Caridad 1 – 30202 Cartagena
Telf. +34 676 003 510 – Presidente (Antonio Madrid)
presidencia@fiestashistoricas.es
www.fiestashistoricas.es

La entrada Los meses de verano han visto, por fin, el renacer de las fiestas y recreaciones históricas se publicó primero en Viajes, turismo y curiosidades.

Ir a la fuente
Author: viajes24horas

Powered by WPeMatico