Los primeros sones protesta

La canción protesta en Cuba comenzó a cantarse casi al mismo tiempo que nació nuestra identidad nacional. Cuando los cubanos tomaron conciencia de que Cuba tendría que ser una nación libre y soberana, los cantadores iniciaron sus cantos y, junto a la música, letras que clamaban por la libertad protestando contra las diferentes formas de explotación; ya sea contra la esclavitud o posteriormente repudiando la actuación de los malos gobernantes.

Contra el repudiado gobernador español Valeriano Weyler se cantaron algunas coplas y décimas, algunas de las cuales llegaron hasta los primeros años de la etapa de la República mediatizada. De aquellos sones protestantes aparece uno que pudiera ser el primer son-protesta cubano atribuido a Adelaido Padillas y recogido por Manuel Martínez-Moles en su libro Tradiciones Espirituanas. Es decir que fue en la región de Sancti Spíritus donde nació este Son. En el coro de este Son se ridiculizan los partes de guerra de Weyler titulado: Telegramas de Weyler. Dice así:

Mataron a cien

Y a cincuenta más

Y por nuestra parte

No hubo novedad

Como se sabe los partes de guerra que enviaban los generales españoles mentían acerca de la verdad de lo ocurrido en los combates contra las fuerzas del ejército libertador. Siempre ganaban las tropas de España, aunque en los campos de batallas quedaran muertos cientos de soldados de la metrópoli.

Muchos años después, en 1928, el notable trovador santiaguero Miguel Matamoros dio a conocer en la revista habanera La Semana, un Son protesta titulado El que siembra su maíz. Como se sabe en este año gobernaba la nación cubana el tirano Gerardo Machado. La letra del Son de Miguel Matamoros no es la original que fue grabada en Candem, New Jersey por la casa discográfica Víctor, pero la música es la misma. En estos versos se hace una crítica a los que votaron en 1925 por la candidatura que llevara a Machado a la presidencia.

No culpes a los que mandan

Si te ves hambriento y roto

Tú solo tienes la culpa

Por haberles dado el voto

El que siembra su maíz

Que se coma su pinol.

Es decir que él que sembró en la presidencia al tirano, ahora que sufra las consecuencias.

Este Son de Matamoros El que siembra su maíz, también sirvió para que el gran líder proletario Rubén Martínez Villena, conocido también como un poeta de altos vuelos, compusiera unos versos de protesta contra Machado para ser cantados con la música del Son de Matamoros.

La periodista Aida Mesa recopiló las estrofas de la parodia compuesta por Martínez Villena y que el pueblo cantaba como un Son protesta.

Mantiene la clase rica

El hambre del proletario

El pobre vive un calvario

Y el burgués lo crucifica

(Estribillo)

El que siembra su maíz

Que se coma su pinol

Años después, en la guerra de liberación que libraba nuestro Ejército Rebelde junto al pueblo contra la tiranía batistiana, surgió en la Sierra Maestra el Quinteto Rebelde, que interpretaba con la música de conocidos sones y boleros versos contra Batista.

Los músicos de aquel histórico quinteto eran aficionados. Ninguno sabía leer y escribir música en el pentagrama. El dibujante Santiago Armada ¨Chago¨ fue el creador de muchos de los versos que cantaban estos improvisados trovadores rebeldes. Con la música del Son ¨Se va el caimán¨ se escuchaban estos versos compuestos en Purialón, el 18 de julio de 1958.

Por tres sitios han tratado

Ya los guardias de subir

Y los hemos aguantado

No han podido resistir

(Estribillo)

¡Caerá Batista, caerá Batista!

Con toda su camarilla

Los versos continúan demostrando que también el Son cubano fue una forma de protesta en diferentes etapas en la lucha del pueblo por lograr su independencia.

 FUENTES CONSULTADAS

͟    Revista Signos. Director Samuel Feijóo. Mayo-Diciembre, 1975.

͟    Ediciones Biblioteca Martí, Santa Clara. Cuba

Por Lino Betancourt Molina en CUBARTE