Dice Pancho, un añoso y experimentado guajiro de pura cepa del occidente cubano, que en la mesa de un hombre de campo no puede faltar el frijol, pues arma de fuerza y vigor al labriego para enfrentar el rudo trabajo de hacer producir la tierra de sol a sol, una práctica habitual en su predio.

Leer más…

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico