El ‘Catalangate’ fue creado por Òmnium y la ANC cuatro meses antes del reportaje del ‘The New Yorker’ sobre el informe

La información sobre Pegasus publicada en exclusiva por la revista ‘The New Yorker’ sobre el informe ‘Catalangate’, sobre el supuesto espionaje a 59 independentistas catalanes, identifica al informático Elies Campo como principal autor del informe. Así lo recoge el digital The Objective, que detalla que Oriol Jonqueras y Carles Puigdemont dejaron a Campo fuera de la rueda de prensa que organizaron en Bruselas y que sirvió para responsabilizar al Gobierno de dicho espionaje. Así pues, que el autor del informe tenga relación evidente con el independentismo -y que su nombre aparezca entre los espiados-, afectaba la imparcialidad de la investigación.

Según el medio digital, este contexto propició que en su lugar interviniera desde Toronto el investigador John Scott-Railton, del laboratorio que realizó la investigación. En dicha rueda de prensa, Scott-Railton apuntó que no tenía conocimiento de muchos de los detalles del informe, y de hecho no supo responder a la pregunta de una periodista sobre si se había contactado con otros políticos espiados fuera del ámbito del independentismo. Siempre según The Objective, la causa de este desconocimiento es que el autor real del informe era Campo, quien el 2020 colaboró con la Generalitat mediante Acció, la agencia del Govern para la competitividad empresarial, como participante en un coloquio sobre Silicon Valley.

Por otro lado, un elemento que también ha despertado suspicacias en torno a la investigación del informe es que se apunta que el trabajo se ha llevado a cabo “en colaboración con entidades civiles” de Cataluña. Así pues,  y de acuerdo con lo que informa The New Yorker, los afectados cedieron sus móviles para que los investigadores pudieran obtener información y datos: un ejemplo sería el del eurodiputado de ERC, Jordi Solé, quien dio a Elies su teléfono .

Información del ABC

Otro medio español, el rotativo ABC, apunta que Pegasus “estaba en manos del entorno de Puigdemont desde hace más de un año y su coordinación se llevó a cabo con su abogado Gonzalo Boye”. Tal como destaca el diario, así lo confirman fuentes de la seguridad del Estado y del propio Puigdemont, que destacan que “el caso salió a la luz pública justo cuando Puigdemont quiso, para beneficio propio, en contra de lo que proponía la plataforma Citizen Lab -el laboratorio de la Universidad de Toronto que realizó la investigación- y el coautor del informe Elies Campo, que apostaban por recabar más información sobre el espionaje”.

«Sin él hoy no estaríamos aquí». La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, se refería de este modo a Campo. El comentario de Paluzie en el Parlamento Europeo, donde había acudido junto al resto de líderes independentistas para denunciar la supuesta trama, ponía en su contexto el papel de Campo en este caso.

Ir a la fuente
Author: viajes24horas

Powered by WPeMatico