La casa del campesino se convertirá en una nueva atracción para los viajeros que busquen la autenticidad de la cultura cubana. Contribuir a una mejor calidad de vida de la población a través de la cultura, es la propuesta de un  proyecto local en marcha en la apartada comunidad de Jarahueca, municipio de Songo-La Maya, en la provincia de Santiago de Cuba.

La recuperación constructiva de la Casa del Campesino, sitio de exposición de elementos propios de las tradiciones campestres, resulta un logro del programa, en beneficio del asentamiento compuesto por numerosas familias de arraigo económico ligado a la agricultura y la ganadería.

Gonzalo Pérez, presidente de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) José Antonio Echeverría y delegado de circunscripción en la zona, destacó la intención de revitalizar así los espacios recreativos existentes, desde escenarios abiertos hasta salas disponibles en diferentes instituciones.

Refirió que logran sistematizar los típicos guateques o fiestas rurales, con el apoyo de los instructores de arte, fruto de uno de los programas de la Revolución destinado a canalizar el talento en cada punto de la geografía nacional.

A las acciones culturales, dijo, se suman iniciativas de marcado carácter intersectorial como la utilización este verano de plazas deportivas cercanas a centros docentes, bajo la premisa del cuidado y protección de los planteles.

De modo protagónico participan alumnos del nivel primario y de la Secundaria Básica del Consejo Popular, funcionarios de la dirección municipal de Educación y promotores de la Casa de la Cultura de Songo-La Maya.

Pérez comentó que reservar lo auténtico de cada sitio gana auge en los campos santiagueros, donde existen  instalaciones del deporte y la cultura artística, bibliotecas, librerías y cines, cobertura priorizada en las zonas rurales del país.

Escrito por María Antonia Medina Téllez en SIERRAMAESTRA.CU