Médicos

Cuando mi abuela se cubría de talcos, al más puro estilo de la archiconocida Cucaracha Martina, era señal probable de que soltaría su frase estrella: “Me voy para el Médico”. Agarraba su cartera de piel reluciente, se ponía los aretes de “salir” y un toque de perfume “Diamante Negro” reservado para esas ocasiones.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico