El Museo de la Música intenta levantar alas

Dos años tiene ya el museo de la música Pablo Hernández Balaguer. Creado como parte de las iniciativas por el aniversario 500 de la fundación de la villa de Santiago de Cuba, la institución conserva y promueve el quehacer musical en la provincia.

Seis salas expositivas muestran la obra de personalidades del territorio y el país, no solo cantantes y músicos, sino también investigadores y promotores de la cultura musical.

La sala de conciertos Dulce María Serret, dedicada a la virtuosa pianista, sirve de espacio para conferencias, conciertos, peñas, círculos de interés y otras actividades. En tanto, la “Miguel Matamoros” se consagra a la trova y son, y la “Electo Rosell”, a los ritmos populares bailables. La labor concertista está presente en las salas Laureano Fuentes (siglo XVII al XIX) y Harold Gramatges (siglo XX). Electo Silva, reconocido director coral, nombra la última en la cual se expone esta manifestación musical.

El museo posee un Centro de Documentación e información que atesora libros, discos de acetato, CDs, afiches y publicaciones periódicas que constituyen evidencia de la actividad musical moderna y tradicional, tanto nacional como extranjera.

Variadas son las actividades que realizan, además de las visitas guiadas. Destaca la peña Ayes del alma, a cargo del músico Eduardo Álvarez, los segundos y cuartos viernes del mes, a las 6 de la tarde.

“El centro tiene un significativo impacto en la comunidad, especialmente en las escuelas. Todos los viernes a las 3 de la tarde, los pioneros reciben clases de música, instrumentos musicales y realizan conciertos didácticos”, comentó Juan Carlos Berbes Rodríguez, museólogo de la institución.

“Las actividades centrales del año serán variadas. Se prevé un video debate sobre el filme Meñique dedicado al aniversario 165 del natalicio de José Martí. Igualmente, el viernes 23 de marzo, se conmemorarán los 120 años del nacimiento de Dulce María Serret con la actividad Notas del alma. Y el 24 de julio a las 10:00 a.m. Entre versos y cantares homenajeará al acuarelista de la poesía antillana, Luis Carbonel, coincidiendo con el tercer aniversario de la fundación del museo”, agregó Berbes Rodríguez.

Ubicada en la antigua residencia del arquitecto santiaguero Carlos Segrera, sita en Avenida Manduley número 115, reparto Vista Alegre, lleva el nombre de Pablo Hernández Balaguer, un afamado musicólogo y compositor que investigó profusamente sobre la historia de la música cubana. Sus trabajadores continúan su legado protegiendo y difundiendo nuestra tradición musical para las futuras generaciones.

Escrito por Daniela Verdecia Castillo en SIERRAMAESTRA.CU

Se suelen programar alguna actividad musical los domingos por la tarde a las 18 horas pero la informalidad ha sido el común denominador en las dos ocasiones que hemos intentado asistir a los eventos ya que en una ocasión no se permitió tocar el piano a la Ronda Lírica, ya que se debía cerrar la sala donde estaba el piano a las 18 horas, por lo que el concierto previsto se suspendió, y en otra ocasión la Orquesta de E Bonne no se presentó…

Antonio Mora Ayora