El Palacio del Gobierno Provincial de Santiago de Cuba Obra del arquitecto e ingeniero civil Carlos Segrera Fernández. Inaugurado el 23 de junio de 1926, de estilo ecléctico, fue declarado Monumento Nacional en el 2003. Es desde sus inicios, el centro de gobierno de la Provincia.

Esta obra se halla en la céntrica Calle Aguilera, frente al Museo Emilio Bacardí, obra del mismo arquitecto.

Construcción

Desde los inicios de la dominación española, la sede del gobierno provincial había radicado junto al Ayuntamiento, en un edificio frente a la Plaza de Armas. Con las estructuras políticas de principios del Siglo XX surge el interés de las autoridades de la provincia, de construir un edificio adecuado a las funciones de gobierno provincial. Para ello se escogió un lugar céntrico y se exigió una edificación sólida, segura y de arquitectura moderna.

En 1914 el Congreso de la republica concedió el terreno que ocupa hoy. El Gobierno Provincial saco a concurso el proyecto de construcción del Palacio Provincial de Oriente, al que solo se presentó como concursante el arquitecto Carlos Segrera, con el proyecto «ROMA». Con modificaciones en pequeños detalles, para adaptarlo al presupuesto aprobado, es aceptado el proyecto original. Las acciones constructivas comenzaron en marzo de 1923 y tras años de trabajo sostenido se inauguró oficialmente el Palacio de Gobierno Provincial el 23 de junio de 1926.

Arquitectura

El Palacio Provincial se corresponde con las codificaciones propias del eclecticismo. Están presentes elementos del Renacimiento, como la simetría de sus plantas y la ubicación de sus ventanas rectangulares y de medio punto con molduras en forma de frontocillos triangulares y curvos en líneas superpuestas. De esta influencia son también los balaustres pétreos en los barandajes de los balcones y de la azotea.

En el edificio se logró unidad en sus elementos componentes. Sobre su primera planta, que actúa como basamento, se eleva una composición clásica basada en el uso de columnas y pilastras corintias de fustes estriados, que sustentan un entablamento del más puro orden jónico. Los óculos, resaltados con molduras y guirnaldas, recuerdan los rosetones utilizados en las arquitecturas romántica y gótica. Los interiores guardan relación con su imagen exterior. Los espacios más importantes están tratados con exquisitez. El vestíbulo es imponente por sus dimensiones y puntal.

La escalera de mármol al fondo y hacia el centro esta custodiado por dos esculturas de bronce, de influencia renacentista, que sostienen sendas lámparas. El salón de los espejos resulta majestuoso y elegante con su carga decorativa y los enormes espejos que le dan nombre.

Las oficinas del gobernador y algunas dependencias de lo que fuera su vivienda, están tratadas con la riqueza y austeridad que proporciona la madera ricamente trabajada. El inmueble es monumental, por su escala, ubicación, carga decorativa y calidad constructiva. Forma parte junto con el Museo Emilio Bacardí, de uno de los ambientes mas reconocidos y admirados por la población y por los visitantes nacionales y extranjeros.

Historia

Su historia esta vinculada a uno de los hechos más significativos de la nación: la realización de las honras fúnebres del Apóstol, los días 29 y 30 de junio de 1951, como parte del programa denominado Entierro Cubano de José Martí. A partir del 1 de enero de 1959, el edificio ha sido sede de diferentes estructuras de gobierno, y desde 1976 de la Asamblea del Poder Popular provincial.

Actualidad

Desde su fundación funge como centro del Gobierno en la provincia. Fue declarado Monumento Nacional en el 2003.

ECURED