Pa´trá pa´ coger impulso

Un sefie con Cimafunk y Camaròn (productor de Eduardo Sosa)

 

Contactar con esencias pasadas puede traer éxito, es obvio, si se hace bien y hay una conexión bien pensada con el sonido actual, Cimafunk es un ejemplo elocuente de lo dicho; su coqueteo directísimo con James Brown  y las citas a artistas como Michael Jackson, Kool & the Gang… lo hacen un músico colocado en el gusto de la mayoría, a lo dicho sume un lenguaje directo referente al goce, al barrio,y tópicos solariegos o a la desbordada sexualidad nacional.

Debo haber leìdo en un texto de Susan Thomas la idea de que Cuba ha sido por mucho tiempo una suerte de Galàpagos cultural . Las influencias foráneas llegaban solo con buenas antenas, en pesados casetes, en vinilos de rock envueltos en carátulas de la Aragòn. Hoy el asunto sufre una vuelta de pàgina , en un tiempo en que Napster es ya prehistoria,  todo nos coloca frente la posibilidad de bajar música gratis y en muchos casos ver en youtube y si no tiene nada de eso està el paquete, distribuidores presuntamente desconectados como el ya conocido y nada oficial (hasta donde puede saberse ) Abdel la Esencia y , mire usted , las idas y venidas de los reggaetoneros, trovadores y salseros detenida sólo por la mal asesorada polìtica del ensordecedor Donald Trump

Las dos ideas anteriores van a un solo punto. Ya es muy complicado llenar el estadio para que escuchen a un hombre con una guitarra cantando que ¨Hoy viene a mi la damisela soledad con pamela impertinentes  y botón¨ sin embargo hay màs de la mitad de una isla al son del ¨ palón divino¨ de un hombre que despotrica descaradamente contra un productor tan exitoso como David Calzado, se dice el Rey ( antes era un mèdico el monarca) y levanta las armas incluso contra sus congéneres.

Ah, pero cuidado, todos esos escàndalos son parte de la vida de un artista. Madonna incluida , se valen de estos mecanismos y màs allà del èxito de la propuesta hacen ola y se mezclan en todo, en fin que dicen que murió al final la trova, y no creo, la guitarra es la guitarra y envejece mal o poco, me da que habrá siempre poesía.

He estado al lado de jóvenes trovadores y encaran la dificultad de conectar con cierto pùblico, la avalancha gratuita de música, Las Billie Eilish de las capas màs ¨informadas¨, y la conexión reggeatónica con las nuevas pasiones sociales de Cuba màs la demonización de quienes se apegan al discurso oficial complican todo panorama, quien empuña una guitarra la tiene muy difìcil.

El mercado llegò y pone regla, lo hemos hablado mucho, los de guitarra y verso se exponen a la posibilidad de no vender y ahogarse en su propio verso, o ser felices con poco o hilar fino y entenderse con el sonido de hoy y conectar con lo pasado y permanente en el ideario del pùblico,  para eso hace falta una buena cuota de suerte y trabajo. Algunos en otras escenas lo han ido logrando, los de guitarra y verso habràn de encontrar esta consonancia. No hay de otra, al fin y al cabo :¨estos años son el pasado del cielo¨. 

Ir a la fuente
Author: Rogelio Ramos Domínguez

Powered by WPeMatico