El impacto podría provocar tormentas geomagnéticas de clase G1 a G2. Si se materializa una tormenta G2 moderadamente fuerte, los observadores del cielo en los Estados Unidos podrían ver auroras tan al sur como una línea que conecta Nueva York con Oregón. Según los expertos, sobre el Caribe tropical no se esperan efectos visibles.
Ir a la fuente
Author: Cubadebate

Powered by WPeMatico