Una preocupación de todas las administraciones municipales de Santiago de Cuba, desde el mismo inicio de la república de 1902, fue el mejoramiento y embellecimiento urbano, a través de la rehabilitación de los espacios públicos de la ciudad.

Por eso, ante cada nuevo plan de urbanización se exigió que el proyecto presentara una infraestructura que incluyera áreas de recreación. Esto se apreciaría claramente en los repartos Los Olmos y Ciudamar, creados durante el período de 1921 a 1932.

parques de santiago de cuba
Parque de La Libertad.

Pero, si crear nuevos parques fue importante, también lo era el mejoramiento de los ya existentes. Los más conocidos eran Carlos Manuel de CéspedesLa Libertad, La Restauración, Crombet, Estrada Palma, y los paseos Martí y la Alameda Michaelsen. A estas áreas públicas se les cambiaron los pisos y árboles, se modernizaron las luminarias y fueron sustituidos los bancos en varias ocasiones.

Rehabilitación de los parques de Santiago de Cuba

Los ejemplos más significativos fueron los parques Crombet[1] y Céspedes. La restauración de este último comenzó durante el mandato del alcalde municipal coronel Ramón Ruiz, en 1921, quien tuvo la iniciativa de realizar una fiesta en el teatro Aguilera para recaudar los primeros fondos, los que engrosarían con sucesivos donativos.[2]

Las obras se iniciaron al derrumbar los muros que rodeaban el parque, y sus escombros fueron arrojados para rellenar el denominado «pozo de la moneda»,[3] labores que se terminaron por la nueva administración municipal, en 1924.

proyecto de reconstruccion del parque cespedes
Proyecto de reconstrucción del Parque Céspedes

La restauración comprendió el cambio de piso por uno de granito, los bancos fueron sustituidos por los de mármol y el antiguo quiosco en el centro del precinto fue eliminado por deslucir el ornato.

parque carlos manuel de cespedes
Parque Carlos Manuel de Céspedes.

Por su parte, el parque Flor Crombet también vio rehabilitarse su sistema de circulación y reposo, al adoptar una novísima imagen. El proyecto era del arquitecto e ingeniero Antonio Bruna Danglad.[4]

parque crombet
Parque Crombet.

Se repararon las escalinatas por las calles Estrada Palma y San Fermín, siendo demolidos –al eliminar las molduras de los bordes achaflanados—los cantos; y se construyó un murete igual a los existentes. Contaba con ocho jardineras en torno al obelisco. Se construyeron 15 pedestales para colocar las luminarias del parque. El presupuesto fue de $2 999, 90, toda la ejecutoria estuvo a cargo del contratista José Figuerola y se concluyó en 1922.

Los nuevos parques construidos en el decenio de 1921 a 1932

parque arnaz avenida 24 de febrero
Parque Arnaz.

Lo novedoso del período fueron las nuevas áreas de esparcimiento, entre ellos se destacan los parques Arnaz,[5] La Fuente Luminosa[6] (en Paseo Martí y avenida de Bélgica hoy Patricio Lumumba), el Natalio Dupotey, que fue iniciativa del Dr. Leopoldo D´ Espaux, en homenaje a la memoria de este práctico del puerto, y que fue inaugurado en 1925.

fuente luminosa 1
Fuente luminosa.

También a la época pertenece la plaza dedicada a Jesús Rabí, en el barrio del Tivolí; el espacio público en homenaje a Teodore Roosevelt, y el de Cayo Smith.

Este último en el barrio Torres del término municipal, enclavado en la calle 24 de Febrero, al lado del muelle principal, y cuyo proyecto estuvo a cargo del ingeniero de la ciudad Juan Aguilar Almeida; el contratista fue Fidencio Cisneros y el costo del mismo fue de $ 555,00.

En 1923, en Cayo Smith, se «[…] celebró una gran fiesta por la inauguración del paseo de circunvalación y el parque, gracias a la iniciativa del concejal y presidente del Ayuntamiento Dr. Desiderio Arnaz».[7]

Sin dudas, las grandes obras fueron rehabilitar y construir los parques Alameda y el conmemorativo Loma de San Juan y Árbol de la Paz, que necesitaron del apoyo popular por ser proyectos de gran beneficio social.

El parque de San Juan y Árbol de la Paz

Fue ejecutado por el Primer Distrito Militar de Oriente, con el apoyo de toda la población. Manifiesta este el deseo de «embellecer y conservar para la historia, a fin de que las generaciones futuras contemplen y conozcan»[8] aquellos sitios de las batallas finales de la dominación colonial.

arbol de la paz 1
Árbol de la Paz.

El parque se inicia en el frondoso follaje de la ceiba. El área Árbol de la Paz parte de un camino principal y continúa un espacio circular para deambular. Está custodiado por cinco cañones y tiene, además, cuatro bancos.

La ceiba está rodeada por ocho libros de bronce cuyas láminas presentan los nombres de los caídos en la acción. El legendario árbol está protegido por una verja.

parque conmemorativo loma de san juan
Parque Conmemorativo Loma de San Juan.

Para acceder a San Juan se continúa por la carretera que pasa frente a la Granja – Escuela Carlos Manuel de Céspedes (hoy Hotel San Juan). Está precedido por dos tarjas con los escudos cubano y estadounidense.

El parque está bordeado por una amplia vía que mide 5 metros de ancho y posee 500 m de largo. Además, lo circunda un muro y una baranda de hierro, combinados con rocas.

parque conmemorativo loma de san juan 1
parque conmemorativo loma de san juan 3

En el interior de la colina le antecede una pequeña escalinata protegida por el cañón González Hontoria, tiene una arteria de losas rojas que guía hacia los distintos espacios del parque. Siguiendo el camino de losas quedan develados los monumentos al Soldado Norteamericano Desconocido (1926); al Mambí Victorioso (1929); y luego un sistema de trincheras ejecutadas por el ejército defensor de España para la protección del lugar, arreglada para la conmemoración celebrada en 1929. Estas dos arterias concluyen en esplendidas escalinatas que dan al paseo de circunvalación. De igual forma, «hay en las estribaciones mirando hacia el valle, un quiosco, un parquecito y un corralito para aves vistosas»[9] que conformarían el parque infantil.

parque infantil de san juan
Parque infantil de San Juan.

La inauguración se realizó el 1 de julio de 1928, en conmemoración a los 30 años de terminada la contienda bélica, y estuvo presidida por el coronel José González Valdés, jefe de 1er Distrito Militar de Oriente; José Barceló, gobernador provincial, y Desiderio Arnaz, alcalde municipal.

A la celebración asistieron muchos pobladores quienes presenciaron un acto cuya primera parte fue el izamiento de los pabellones de Cuba y Estados Unidos de Norteamérica, con los acordes de la plana Agramonte.

Seguidamente, la banda de música del 1er Distrito ejecutó los himnos nacionales de ambos países, en esos momentos pasó encima del sitio un monoplano procedente de La Habana para la ocasión. Las palabras finales estuvieron a cargo del comandante Santiago Rosell Leyte Vidal.

Paseo de la Alameda

Fue, y es, el espacio público marítimo por excelencia de la ciudad, donde las personas podían acceder a la rada en tiempo de calor.

Además, por ser Santiago de Cuba una urbe portuaria, este inmenso paseo daba la bienvenida a los viajeros que nos visitaban por mar, y esta última fue la razón principal que motivó la necesidad de variar la imagen de esta arteria.

Ante los enormes problemas que existían en La alameda, se nombró una comisión del club Rotario para conversar con el alcalde municipal. Las peticiones motivaron que Desiderio Arnaz se planteara solucionar el problema del ornato en la zona marítima de la ciudad.

Para ello solicitó que las masas populares hicieran suya esta propuesta e instaran a las asociaciones, gremios y federaciones para que aportaran sus donativos a tan maravilloso «propósito de dotar a nuestra ciudad de una adecuado paseo de acuerdo con su importancia y sus necesidades».[10]

Proceso de transformacion del paseo la alameda 1
Proceso de transformación del Paseo de La Alameda.
Proceso de transformacion del paseo la alameda
Proceso de transformación del Paseo de La Alameda.

Se crearon veladas, funciones teatrales, actos masivos y festividades públicas con el objetivo de engrosar los fondos necesarios para esta obra; pero no sólo se aceptó efectivo: algo significativo de este caso fue la enorme cantidad de materiales de construcción donada por la Compañía Ron Bacardí, el Diario de Cuba y la unión de Barberos.

Ildefonso Moncada Madariaga
Ildefonso Moncada Madariaga.

Las tareas constructivas se proyectaron por el ingeniero y arquitecto Ildefonso Moncada Madariaga.[11]

Cuando la reconstrucción de la vía estaba a mitad de su realización, un grupo de comerciantes de Santiago de Cuba, que deseaban tributar a la ingente labor que realizara el alcalde Desiderio Arnaz, decidieron erigir un monumento que perpetuar su memoria.

La pieza adquirida, con el esfuerzo de los negociantes, consistía en una torre reloj veleta que completaría la restauración de este paseo. El 1ro de octubre de 1928 se efectuó la subasta de la Torre Arnaz, el proyecto tendría la firma del arquitecto e ingeniero Antonio Bruna Danglad.

La Torre Reloj estaría ubicada frente al edificio de la aduana, tendría unos 12 m de alto, y en su parte superior un reloj de cuatro esferas, instalado por la joyería El Brillante, de Venero y Hermanos. También contaría con placas de bronce con la efigie del Dr. Arnaz en altorrelieve.

Al utilizar elementos alegóricos descendientes del repertorio clásico, queda inscrita dentro del estilo ecléctico: contaría con columnas jónicas adosadas, molduras, enmarques, y un basamento que imita la presencia de sillares, con cuatro vanos de fenestración con medio punto, toda esta imaginería estaría coronada por una cubierta a cuatro aguas con todos los elementos decorativos en su pretil y de tejas rojas. Una veleta remataría la parte superior.

torre arnaz
Torre Arnaz. Paseo de La Alameda.
la alameda en 1929
Paseo de La Alameda después de reconstruido en 1929.

En el  centro del paseo se construyeron  glorietas de roca para que la banda de música municipal amenizara las retretas, las que fueron circulares y tuvieron varios arcos de medio punto que permitirían acceder al corazón de estas.

glorietas alameda santiago de cuba
Glorieta que se encontraban al centro del paseo de La Alameda.
vista del arco de bienvenida la alameda
Vista del Arco de Bienvenida. La Alameda, Santiago de Cuba.

La fecha de inauguración escogida fue el 25 de julio de 1929, día del Santo Patrón de la ciudad de Santiago de Cuba, a las 5: 00 de la tarde. Se cerraron con cintas la avenida Michaelsen, hasta la hora del acto, en que llegaría la comisión encargada de cortarlas.

De esta forma no se permitirían que la avenida se colmara de vehículos, ni de pueblo, ansioso de ver culminada una obra beneficiosa para Santiago de Cuba.

inauguracion la alameda
Inauguración de La Alameda.

Aproximadamente a las 6:30 de la tarde llegó el Dr. Desiderio Arnaz a la base del reloj público, donde aguardaban los comerciantes e industriales junto a todo el pueblo.

inauguracion torre arnaz
Inauguración de la Torre Veleta Arnaz.

El presidente de la Cámara de Comercio, el Sr. Víctor Tarin, develó la tarja con la efigie del alcalde municipal. El discurso inaugural estuvo a cargo del Dr. Max Henríquez Ureña, quien elogió los beneficios de este paseo y arteria principal brindaba a la ciudad.

Escrito por MSc. Alfredo Sánchez Falcón.


[1] Conocido como la Placita de Santo Tomás

[2] Biblioteca Provincial Elvira Cape Fondo Raros y Valiosos. «El embellecimiento del parque Céspedes», El Cubano Libre, año LIV, # 73 sábado 1 de abril de 1922, p.1.

[3] El mismo se encontraba en dicho sitio, frente al edificio de la alcaldía, y fue necesario cegarlo por el peligro que ofrecía al público asistente a este parque principal.

[4] Antonio Enrique Claudio Bruna Danglad (1880 – 1951). Arquitecto e ingeniero, fue de los más destacados proyectista con que contó la ciudad de Santiago de Cuba, su obra se encuentra diseminada por toda la trama urbana de su natal urbe. De sus  proyectos más conocidos: a; actual Casa del Té, el Asilo San José y muchas otras

[5] El parque llevó el nombre de Desiderio Arnaz, gracias a los vecinos del área que reconocieron su obra como de gran mejoría. Se encuentra ubicada en las calles 24 de febrero, Heredia y Marte.

[6] Entrevista realizada a la señora Marta Álvarez Granado, vecina de avenida Cuabitas. Ella recuerda que la Fuente era una bóveda de cuyas cuatro esquinas salían chorros de agua que daban en el techo y eran como estalactitas; al comenzar a gotear hacia un lago, que estaba iluminado y en su centro se encontraba el mapa de la isla de Cuba.

[7] BPECFRV. «La fiesta de ayer en Cayo Smith. Se inaugura el paseo de circunvalación y el parque», en El Cubano Libre, año LV, # 194, lunes 13 de agosto de 1923, p. 1.

[8] Ibídem. «el árbol de la paz o la rendición», en Diario de Cuba, año XI, # 14, sábado 14 de marzo de 1928. p. 3

[9] Ibídem. «Las obras de embellecimiento en el Árbol de la Paz», en Diario de Cuba, año XII, # 310, viernes 8 de noviembre de 1929, p. 1.

[10] Archivo Histórico Provincial Santiago de Cuba, Fondo Cámara de Comercio, materia Calles, leg. 21, expte. 5, 1928.

[11] Ildefonso Moncada Madariaga. (Santiago de Cuba, 1895 – 1963). Graduado de arquitecto e ingeniero, se desempeñó por veinticinco años como Ingeniero y Arquitecto de la Ciudad, su obra más conocida es la sede de la sociedad de Recreo, Instrucción e Ayuda Luz de Oriente, en la calle Heredia alta no. 3, hoy la Casa del Estudiante,

[12] La Alameda contaba con arcos de bienvenida, éstos se encontraban en los parques Machado y Barceló, los mismos estaban antecedidos por escalinatas que permitían a los viajeros acceder a la ciudad. El paseo tiene una vía marítima y dos amplias vías pavimentadas en la avenida Lambton Lorraine, además de una piscina que el Dr. Arnaz había mandado a construir dentro del malecón, para recreo de los niños; la turbina que abastece de agua fue donada por el señor José D. Festany. La alberca está rodeada de un muro de 8 m de ancho y con un fondo de uno y medio metro, con lugares más profundos que otros para los distintas estaturas de los niños. El estanque está bordeado de un muro resistente que sirve como mirador para apreciar las bellezas del lugar. Además del paseo principal, existieron otros dos parques: el General Gerardo Machado y el Gobernador José Barceló, que tuvieron hermosos jardines; los bancos que se encontraban en el paseo del Prado de La Habana, fueron cedidos por el secretario de Obras Públicas y se colocaron en estos dos nuevos espacios

Ir a la fuente
Author: casadranguet

Powered by WPeMatico