Quien suscribe, padre, abuelo y ciudadano cubano, melómano de naturaleza, ha encontrado siempre en la música un medio de expresión y un arte completo y complejo. Cuando joven no tuve la suerte de estudiarla, pero mis hijos y nietos sí que se han inclinado hacia ella.

El tema de mi misiva es la preocupación sobre la debilitación creciente del Estado de la Enseñanza Musical en la provincia de Santiago de Cuba, desde los Procesos de Captación de la Escuela Vocacional de Arte José María Heredia, hasta la enseñanza en las restantes Escuelas de Música de la provincia, dígase Conservatorio Esteban Salas y Escuela de Música Lauro Fuentes.

Santiago de Cuba es una ciudad que, a lo largo de la historia ha sido prolífica en las facetas del arte. Actualmente, muchos de los auténticos géneros de la música popular cubana y muchas de las grandes figuras e intérpretes famosos de la música de nuestro país salieron y salen de esta urbe. Anteriormente, Santiago de Cuba tuvo también preponderancia en la enseñanza musical con el Conservatorio de la pedagoga Dulce María Serret, donde se formaron muchos de los maestros que, a su vez, han formado a nuevas generaciones de músicos de la provincia.

A pesar de ser Santiago una ciudad tan grande y con tantos habitantes, considerada la segunda capital de nuestro país, sólo posee dos escuelas profesionales para el estudio de la música. De otra parte, se cuentan muchas agrupaciones instrumentales, tanto de música de concierto como de música popular. Aquí está una de las primeras agrupaciones Sinfónicas creadas en nuestro país: la Orquesta Sinfónica de Oriente. Además, en la línea de la música de concierto existe la Banda Provincial, y disímiles agrupaciones de cámara.

Ávido siempre de informaciones en materia de música, pues me he dedicado de cierta forma a investigar por qué el panorama de la Enseñanza de la música en la provincia se está viendo debilitado.

Estas son las razones que he encontrado y me gustaría compartirlas con ustedes:

Primeramente, he conocido que, desde hace algunos años, las Proyecciones de Captación de la Escuela Vocacional de Arte (única de su tipo en nuestra ciudad donde se puede cursar el Nivel Elemental de Música y que recibe, no solo a los estudiantes de Santiago provincia, sino también de municipios) ha reducido sus plazas de ingreso a solo 2 en cada instrumento de las llamadas Carreras largas y poquísimas también en instrumentos de Carreras cortas. Cada curso, desde hace algún tiempo, la

EVA tiene solo la matrícula en I año de Nivel Elemental de 8 estudiantes,

2 violines, 2 violas, 2 violonchelos y 2 piano. Esta limitación, según he investigado obedece, al parecer, a una política de la misma provincia, y a las necesidades de desarrollo en los diferentes territorios de acuerdo a las proyecciones anuales de los Institutos y Consejos.

Me causa impresión cómo es posible que haya una Política de propia provincia, que recorte las plazas en la única Escuela especializada del territorio, cuando es evidente que el panorama musical de la provincia está decayendo en cuanto a la falta de instrumentistas. Cabría, para constatar de lo que hablo, asistir a un concierto de la Orquesta Sinfónica de Oriente y observar, por ejemplo, los pocos violinistas que posee en la actualidad, o preguntarse por qué en el Conservatorio Esteban Salas, en este momento, no hay estudiantes de violonchelo ni habrá hasta dentro de dos cursos; o    por qué hay tan pocos estudiantes de violín y viola de la provincia; o un número reducidísimo de estudiantes de piano básico.

¿Qué clase de Proyección es la que está construyendo un futuro que conlleve solo 2 estudiantes por línea en cada año, sin contar que en el camino estudiantil pueden ocurrir disímiles sucesos, dígase deserciones escolares, abandono del país, permutas a otra ciudad, etc.?

Tal vez, poniendo un ejemplo nada irreal: de esos 2 matriculados en piano hipotéticamente, solo llegue uno a culminar su Nivel Elemental porque el otro abandone o se quede en el camino; ¿entonces tendríamos un solo pianista para la proyección del 2030 por ejemplo?

Creo que una muestra muy latente y que ilustra mucho lo que me refiero, según he sabido es este dato:

El curso 2003-2004, cuando por una propuesta de Proyección, la EVA asumió aún sin los recursos necesarios, a 22 estudiantes de la especialidad de violín. Con el paso de los cursos escolares, se dieron todos los sucesos estudiantiles que menciono a continuación. El resultado fue que luego de siete años de estudio del Nivel Elemental, al Pase de Nivel llegaron solo 4 de los 22; los mismos 4 se graduaron del Nivel Medio y en la actualidad solo 2 permanecen en la ciudad, laborando en las agrupaciones e instituciones escolares. Creo que es un ejemplo bien claro e ilustrativo de la preocupación que les expreso en esta misiva.

Sin embargo entonces, por otro lado, la Escuela de Música Lauro Fuentes, que no pertenece al Sistema de Enseñanza Artística, asume más número de plazas en violín y en piano, por ejemplo, y sus estudiantes solo pueden aspirar a cursar un Nivel Elemental carente de profundidad, porque difiere mucho en los contenidos que se imparten en la EVA. Muchos de estos estudiantes (algunos se presentaron a las captaciones de la EVA y no ingresaron) se destacan; tienen la vocación musical, y junto a sus padres, entienden que el único camino para estudiar profesionalmente es la EVA. Entonces muchos aspiran a presentarse a los exámenes de Concurso que en cada curso escolar se convocan en la EVA. Pero en muchas ocasiones, como este mismo curso, se anuncia que no se realizará el Exámen, o las plazas que ofrece la EVA son ínfimas y muchos de estos estudiantes con talento y preparación, tristemente, se quedan fuera del sistema.

Yo entiendo claramente que no todos los que deseen estudiar música o ingresar en la EVA puedan hacerlo, pero sí se pueden cambiar políticas y diseñar estrategias para mejorar la proyección; tal vez la realidad podría ser mejorada. Es de mi entender que esta situación no acontece en otras provincias, y que hay por ejemplo en la ciudad de la Habana (aunque la capital tiene otras características especiales) más escuelas y en ellas se abren más plazas.

No menos importante (y me gustaría mencionarlo también, aunque son factores ya más profundos) es que muchos estudiantes de esta Proyección al culminar su Nivel Medio pasan a estudiar al Instituto Superior de Arte en la Habana (teniendo una filial del ISA en la provincia pero carente de especializaciones) y al culminar sus estudios de Nivel Superior, un gran porciento de esos educandos no regresan a la provincia porque logran cambiar de dirección y realizar su Servicio Social en La Habana, o los que luego de graduados del Nivel Medio realizan sus dos primeros años del Servicio Social y luego salen hacia otra provincia. Esto también es un factor que afecta el número de proyección establecido desde el principio.

La EVA José María Heredia es una escuela de gran dimensión; tanto es así que, después de ser una escuela pensada solo para el Nivel Elemental, ha asumido Niveles Medio y hasta Superior. El Edificio de Música, en su ala derecha (a medio reparar todavía desde el Huracán Sandy de 2012), donde otrora fueran los cubículos de estudio para los estudiantes de música, hoy se encuentra ubicada la Filial Santiaguera del Instituto Superior de Arte. Sin negarle la importancia a esta filial del ISA que en algún momento también debería crecer en cuanto a Especializaciones de Música se refiere, pero sería bueno asumir que esta Filial también podría tener en el futuro su propia sede, ubicación y calidad en otro espacio de la ciudad y así el Edificio de música podría reubicarse y tener más dimensiones para asumir las especializaciones y el estudiantado.

Mi reflexión después de todas estas explicaciones reside en plantear la posibilidad de estudiar la Proyección, atendiendo a las problemáticas vigentes en la provincia y, con todo lo que conlleva este planteamiento buscar la posibilidad de ampliar el número de plazas desde la Captación en la EVA, de ser posible comenzando por este propio curso cuando acaban de realizarse los exámenes de captación, así pienso modestamente sin ser especialista , se garantizaría una Proyección más efectiva en vez de 2 teniendo tal vez 3, 4 o más por instrumento desde el inicio, y si en el trayecto de estudios hubiese algún acontecimiento propio de la vida estudiantil, pues siempre quedará un número responsable de estudiantes con los que trabajar por el futuro de la proyección de la enseñanza de la música de la provincia.

En mi humilde opinión, habría que estudiar y repensar que si el personal docente de calidad existe, sería solo entonces revisar los planes, recursos humanos, materiales y de otro tipo que sean necesarios para cambiar las realidades que hoy enfrentamos. Santiago de Cuba lo merece por toda la historia artística que guarda. Cuba lo merece por ser una potencia musical admirada internacionalmente. La Enseñanza Artística Cubana merece mantener su buen nombre y excelentes resultados. Creo que es una tarea más que loable. Muchas gracias.

Remite: Doctor. Alfredo Revilla Pérez Jubilado Salud Pública

Provincia Santiago de Cuba