Entrevistarlo no es para nada difícil, siempre está presto a conversar y es común verlo mezclarse con el público antes o después de un concierto.

“Llegué a Santiago de Cuba en 1976 y en el Palacio de los Pioneros integré coros infantiles. Allí aprendí mucho. Años más tarde visité México con el Trío Los Galenos y realmente inicié mi vida profesional en la música con Melodías del Ayer, en 1988”. En la fotografía podemos ver su faceta como bongosero en el Quinteto Luz.

Ruden Matos nació en Baracoa. “No estudié música – me dice – mi formación viene de familia. Aprendí a tocar bongó, guayo metálico y hasta marímbula en el barrio”. Sonríe cuando recuerda “me hacía muchos callos, pero me gustaba”.

Disfrutas mucho cuando tocas la guitarra, digo, y como un relámpago la respuesta.

“Si, mucho, pero también me gusta componer”. Y yo recuerdo las tantas veces que he visto al público pedir Los recuerdos del ayer, un tema escrito por “Chiquitín”, nombre artístico de Rudens Matos y que se prevé reaparezca grabado en el próximo CD de la agrupación. ¿Cuáles temas recuerdas con más cariño? “La jelenguera, del CD la chismosa, también El Moño de Maribel que escribí a una amiga de España, El ayudante del lechero, una canción en respuesta a Manuel Poveda. También hay un son changüí que me gusta mucho Guantánamo si tiene Changüí y otros.

En lo sucesivo, la conversación sortearía temas como ¿Descanso? “Poco, pero cuando se puede, prefiero estar solo y disfrutar la tranquilidad” ¿Hobbies? “Soy un fanático de las noticias, sobre todo las militares, colecciono videos sobre las fuerzas armadas del mundo e investigo al respecto”.

En breve empezaría el concierto y como de costumbre, toma su guitarra para afinarla. “Sin duda los mejores momentos de mi carrera los he vivido junto al Septeto Santiaguero, – dice – no solo por los premios obtenidos en estos años. Me hace muy feliz el reconocimiento que recibimos del público”.

En estos tiempos de “estar en casa”, segura estoy que mucho descansa, ve noticias y compone. “He pensado retomar en serio la composición. Seguiré utilizando el humor porque me gusta que las personas se diviertan cuando bailen.  Es parte de nuestra idiosincrasia, del ser cubano”. Y así será.

 Daylenis Blanco Lobaina