Considerado como el mayor humedal de la provincia, San Miguel de Parada es uno de ellos. Se ubica en la parte noroeste de la bahía santiaguera, rodeando a la ensenada de Miradero como principal edificador del ecosistema, con una  extensión de 327,6 hectáreas entre terrestres y marinas.

La UEB Santiago de Cuba de la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna es una de las instituciones encargadas de preservar y salvaguardar los sitios de belleza natural que aquí existen.

A pesar de su pequeño tamaño, encierra elevados valores de biodiversidad, especialmente como refugio de aves acuáticas migratorias que utilizan sus bosques de mangle, lagunas interiores y saladares como áreas de alimentación y descanso.

Para conocer detalles de esta área protegida, Inés Lourdes Fernández Rodríguez, especialista de la Empresa para la protección de la Flora y la Fauna comentó que: “los estudios faunísticos arrojan que hasta el momento hay 132 especies, pertenecientes a 17 órdenes y 40 familias.

“El bosque de mangle contribuye al saneamiento de la bahía santiaguera ya que retiene los sedimentos transportados por las aguas de escorrentías locales y ríos, controlando el flujo y reflujo de las mareas y aportando energía al ecosistema acuático mediante sus hojas, ramas y raíces”.

El área, alberga valores históricos y culturales ya que constituyó uno de los sitios históricos principales de acceso a la ciudad y fue asentamiento de los primeros pobladores cubanos. Lo anterior está avalado por la presencia de sitios arqueológicos como Parada y Caimán Chico.

En nuestro país, desde hace mucho tiempo, se trabaja por la conservación de los espacios naturales. A esto contribuyen también los especialistas de “Flora y Fauna” en nuestra provincia con la realización de proyectos que incluyen a niños, jóvenes y adultos.

Las acciones son encaminadas a aumentar el nivel de conocimiento sobre los valores naturales de estos lugares, lo cual ha permitido instrumentar las medidas necesarias para la adecuada preservación y manejo de los objetos de conservación y otros valores naturales.

Sobre educación ambiental trabajan a partir de círculos de interés, talleres, seminarios, propagandas gráficas y a través de otras formas que permitan llevar un mensaje educativo.

Recogido en SIERRAMAESTRA.CU

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA