La agencia de viajes barcelonesa Cubalia Tours, con el apoyo de la agencia Cubatur de Santiago de Cuba, ha puesto en marcha la comercialización de un singular circuito turístico, ideado y diseñado por el periodista Xavier Rosell —articulista de Noticias CLAVE especializado en ritmos cubanos—, que ofrece al visitante una ruta de ocho días por la región oriental de Cuba, con el fin de mostrar la esencia de la música tradicional de la isla en sus lugares de origen, de la mano de agrupaciones musicales de reconocido arraigo y tradición, con el asesoramiento de acreditados musicólogos y activistas culturales cubanos que explicarán sobre el terreno las características de los distintos géneros.

Así, bajo el epígrafe La Cuna del Son Cubano, se propone al viajero una inmersión cultural inédita hasta la fecha en el ámbito de los ritmos musicales autóctonos más genuinos, que se centra en las dos provincias orientales de Cuba (Santiago y Guantánamo), que preservan el legado de sones y danzas imperecederas: desde el cadencioso changüí guantanamero a la elegante tumba francesa  -una sincrética combinación de música africana acuñada en Haití con bailes franceses de salón—, pasando por el nengón y el kiribá, ancestrales ritmos originarios de Baracoa que se consideran la semilla del son cubano. Con el fin de tener una estrecha relación con la población cubana, todos los alojamientos son en casas particulares de Santiago de Cuba, Guantánamo y Baracoa, a excepción del último día, donde el viajero podrá descansar en un lujoso resort en la playa de Guardalavaca (Holgúin), en régimen de todo incluido.

EL CIRCUITO

El circuito se inicia en Santiago de Cuba, con un paseo a pie por las enrevesadas y pintorescas calles adoquinadas del centro de la ciudad, que acaba con una cena informativa en el restaurante Matamoros, ubicado en la plaza Dolores, donde la gastronomía típica criolla se conjuga con la musicalidad. Allí, un acreditado periodista y musicólogo local ofrecerá una charla de bienvenida sobre la historia del son cubano y sus variantes rítmicas, instruyendo así al viajero sobre las músicas que le acompañarán durante todo el recorrido.

Al día siguiente se visitarán los míticos Estudios Siboney, con el asesoramiento de un directivo de la EGREM —la principal empresa fonográfica de Cuba—, el Museo del Carnaval, que muestra el colorido los carnavales de Santiago, considerados los mejores de la isla, y el Cementerio de Santa Ifigenia, donde reposan los restos de los más grandes soneros —además de José Martí y Fidel Castro—, recorriendo el popular Sendero del Trovador. Para completar la jornada, y con el fin de ver actuar en vivo a agrupaciones representativas de la música tradicional santiaguera, se accederá a La Casa de las Tradiciones, genuina y acogedora sala de conciertos ubicada en el barrio del Tivolí y, por descontado, a La Casa de La Trova, en la calle Heredia, el gran templo de la música oriental, venerado por amantes del son de todo el planeta.

El segundo y último día en Santiago el visitante podrá conocer el Museo Nacional del Transporte, en el parque Baconao, cita obligatoria para los aficionados a los coches americanos antiguos, donde está expuesto el Cadillac de 1958 que fue propiedad del insigne cantante Benny Moré, y también habrá desgustación de ron y maridaje con puros en La Casa del Habano, además de disfrutar de nuevos conciertos de música tradicional.

CHANGÜÍ Y TUMBA FRANCESA

El circuito proseguirá, en su cuarta jornada, en la ciudad de Guantánamo, donde los visitantes serán recibidos por el prestigioso musicólogo local José Cuenca para realizar un recorrido a pie por la ciudad hasta recalar en La Casa del Changüí, ubicada en el pintoresco barrio de la Loma del Chivo, donde Cuenca, presidente del Festival del Changüí, explicará los pormenores de este ritmo guantanamero que, tres siglos después, conserva los instrumentos tímbrico-sonoros de sus inicios, como son el tres, el bongó, la marímbula, el guayo metálico y las maracasLa explicación se acompañará de una cena típica y de la actuación de un grupo de changüí local. Asimismo, también en la Loma del Chivo, los viajeros podrán conocer la Sociedad  Pompadour de Tumba Francesa. Allí, un representante de esta sociedad explicará los pormenores de este género surgido en Haití, y que tiene sus orígenes en las danzas de salón francesas, transculturizadas por los esclavos africanos, para finalizar con una muestra de este folclore, que destaca por la belleza de los bailes y el colorido de las indumentarias de los danzantes.

KIRIBÁ Y NENGÓN

La quinta jornada discurrirá en la ciudad primada de Baracoa, con alojamiento en la Casa Toa, ubicada en un idílico entorno natural, en la ribera del río Toa, el más caudaloso de Cuba, donde que se podrá disfrutar de un recorrido fluvial en balsas de bambú. También habrá un recorrido por Baracoa, la primera ciudad de Cuba a la que llegaron los descubridores españoles, y música en vivo en la Casa de la Trova Victorino Rodríguez, donde se podrá disfrutar de la música tradicional baracoense. El sexto y penúltimo día del circuito, tras visitar la Punta de Maisí —su faro ilumina las aguas más orientales de Cuba— y el Cañón de Yumurí, se hará un alto en la comunidad rural El Güirito, uno de los pocos poblados de la provincia que conserva la tradición del nengón y el kiribá, dos ritmos autóctonos de la región considerados los genes del son y el changüí. Una agrupación local efectuará una demostración de estos géneros ancestrales, tanto a nivel musical como de baile, invitando a seguir los pasos de estos ritmos a los visitantes. Un digno colofón al circuito La Cuna del Son Cubano, que culminará definitivamente con un merecido descanso en un resort del polo turístico de la playa de Guardalavaca.

Véase más información en Cubalia Tours.